El plan migratorio de la Casa Blanca recibe reacciones muy variadas

Image: iStock/license purchase required.
WASHINGTON (BP) -- El plan de la reforma migratoria de la Casa Blanca -- el cual pudiera proveer un sendero hacia la ciudadanía para unos 1.8 millones de inmigrantes indocumentados que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños -- obtuvo un variado rango de reacciones después de que sus plataformas principales fueran develadas el jueves (25 enero).

La propuesta incluye no sólo una solución para la categoría migratoria conocida como los Soñadores, si no $25,000 millones de dólares para un muro en la frontera sur del país y otras medidas de seguridad fronteriza, así como el final de la cadena migratoria para los familiares de los migrantes.

La administración anunció que el marco legislativo para la reforma del sistema migratorio sería publicado el 29 de enero y pidió al Senado que la sometiera a votación.

Las reacciones ante el plan fluctuaron entre la esperanza y la feroz oposición.

El bautista del sur experto en ética, Russell Moore, estuvo complacido con que la Casa Blanca ofreciera un plan para los Soñadores pero reconoció que era el inicio de un proceso.

"Estoy contento especialmente [con que el marco] delinea un sendero hacia la ciudadanía [para los Soñadores]," dijo Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa (ERLC), en un comunicado de prensa. "Este es un buen punto de partida para que el Congreso se ponga a trabajar. Nuestro sistema migratorio ha estado descompuesto durante demasiados años, ya urge que se apruebe una solución permanente."

Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (National Hispanic Christian Leadership Conference), dijo en unos comentarios escritos, "[A]mbos lados del debate migratorio deben estar dispuestos a ceder terreno para cumplir con la meta. Mientras que hay ciertos aspectos de esta propuesta donde estarán en desacuerdo los partidos, también hay mucho que celebrar. Cumplamos con una solución osada y duradera para aquellos que llegaron cuando eran niños, y sí, también entreguemos una mejor seguridad en la frontera también."

Las diferentes reacciones ante la propuesta de la Casa Blanca se pueden ver entre los bautistas del sur que sirven en el grupo republicano.

El senador James Lankford, republicano--Oklahoma, aplaudió a la Casa Blanca por presentar "un marco sólido" para la reforma e instó al Congreso a que comience rápidamente el debate "enfocado en soluciones, no en partidismo."

"Este marco provee certeza para las familias, promulga reformas de sentido común para una política de patrocinio de núcleos familiares, y protege a nuestra nación," dijo Lankford en una declaración escrita. "Ignorar nuestros muchos problemas migratorios es una forma de amnistía que debe finalizar."

El senador Ted Cruz, republicano--Texas, se opuso ante la ciudadanía para los Soñadores. "Yo no creo que debamos otorgar un sendero hacia la ciudadanía a nadie que sea ilegal aquí," dijo, según el diario The Hill. "Hacerlo es inconsistente con las promesas que hemos hecho ante los hombres y mujeres que nos eligieron."

Mike Needham, presidente ejecutivo del grupo conservador Heritage Action for America, equiparó la propuesta sobre los Soñadores como el darles amnistía, diciendo, "Si han de realizarse cualquier tipo de negociaciones sobre la amnistía, deben permanecer extremadamente limitadas en su alcance, para así desanimar que continúe la inmigración ilegal."

Mientras tanto, los demócratas criticaron tales propuestas como el financiamiento del muro en la frontera y la limitación de patrocinios para familiares inmediatos.

El senador Richard Durbin, demócrata--Illinois, líder en las negociaciones bipartitas sobre el asunto, dijo en una declaración escrita, "Los soñadores no deben ser rehenes de la cruzada del presidente Trump para dividir familias y desperdiciar billones de dólares en impuestos estadounidenses un muro inefectivo … [S]u plan pondría sobre los hombros de estos jóvenes … toda la rígida agenda migratoria de la Administración."

La representante Michelle Luján Grisham, demócrata--Nuevo México, presidenta del Grupo Hispano en el Congreso, denominó como "vergonzoso" el plan de la Casa Blanca.

Los cuatro pilares, como los describe la Casa Blanca, del marco son:

--Asegurar la frontera a través de, entre otras propuestas, un fideicomiso de $25,000 millones para un sistema de muro en la frontera sur y la mejora de frontera norte, así como continuar removiendo del país a algunos inmigrantes ilegales;

--Un sendero hacia la ciudadanía que dure de 10 a 12 años para los Soñadores que cumplan con los requisitos de empleo, educación y carácter;

--Restringir el patrocinio de familias para abarcar sólo a los cónyuges y a los hijos menores de edad.

--Eliminar la lotería de visas para los países con tasas bajas de migración a este país.

El senador y líder de la mayoría Mitch McConnell, republicano--Kenticky, expresó tener esperanza en que los miembros del Senado de ambos paridos "harán referencia a este marco para guiarse mientras trabajan en dirección de un acuerdo."

Una solución para los Soñadores, la etiqueta que brota del nombre de la propuesta de ley introducida para proteger a esta categoría de inmigrantes, está muy cerca de la fecha límite del 5 de marzo que estableció Trump. La administración anunció el 5 de septiembre que daría por terminado el programa de DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) y que también instituiría un retraso de seis meses para que Congreso actuara.

El presidente Obama estableció el programa en cuestión a través de una orden ejecutiva en el 2012 para proteger a los inmigrantes indocumentados que llegaron a este país antes de cumplir los 16 años. DACA ha provisto alivio ante la deportación de unas 800,000 personas. La orden de proteger a los Soñadores se dio después de una década donde el Congreso fracasó en aprobar propuestas de ley que abordaban el asunto.

El esfuerzo por proveer una solución para los Soñadores es solamente uno de los muchos problemas involucrados en la reforma del sistema migratorio de los Estados Unidos. Se calcula que hay unos 11 millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos, pero han fracasado los esfuerzos del Congreso para aprobar una medida integral.

A inicios de octubre, Moore, de la CELR, reunió a 51 líderes evangélicos -- incluyendo a cuatro ex presidentes de la CBS -- para emitir una declaración endosando "la meta política subyacente" de DACA "porque creemos que esta es una categoría especial de inmigrantes que no son legalmente culpables, quienes en su mayoría no tienen otro hogar más que los Estados Unidos, y quienes han bendecido a sus comunidades e iglesias."

Aquellos que han participado en DACA han obtenido educación, trabajado y pagado impuestos, servido en las fuerzas militares y se han negado a involucrarse en el crimen, según la declaración. "Una solución para los Soñadores excluye, correctamente, a quienes han cometido felonías o múltiples delitos menores," dicen los firmantes.

Los mensajeros presentes en la reunión de la CBS en el 2011 en Phoenix aprobaron una resolución sobre la reforma migratoria donde se pedía el avance del Evangelio de Jesús a la vez que se buscaba la justicia y la compasión. La medida instaba al gobierno a que diera prioridad a la seguridad en la frontera y pedir cuentas a los negocios por sus contrataciones de empleados indocumentados. También solicitó que los oficiales públicos establecieran, después de asegurar las fronteras, "un sendero justo y compasivo para obtener el estatus legal, con las medidas de resarcimiento apropiadas, para los inmigrantes indocumentados que ya viven en nuestro país." Específicamente se dijo que la resolución no debería interpretarse como una que apoya la amnistía.

La resolución reconoció que la reforma migratoria "ha dado pie al debate, a menudo rencoroso, en la arena pública de los Estados Unidos." Los bautistas del sur también tienen varios puntos de vista sobre la manera en que debe abordarse el problema migratorio. Durante la consideración a votación de la resolución mencionada, falló una enmienda que pedía remover el párrafo sobre el establecimiento de un "sendero hacia el estatus legal." La votación en las boletas terminó en 51 vs 48 por ciento.

Se necesitarían por lo menos siente meses para poner en marcha un alivio a largo plazo para los Soñadores si y sólo si el Congreso aprueba la medida, según reportó el Foro Nacional Migratorio y el Centro Niskanen. A partir del 5 de marzo, unas mil personas por día perderán su protección de la deportación, según su reporte.

En el 2001, los miembros del Congreso propusieron por primera vez la Ley de Desarrollo, Alivio y Educación para los Menores Extranjeros (DREAM) que dio nombre a los Soñadores dentro de esta categoría de inmigrantes indocumentados. La medida pudo reintroducirse varias veces, pero nunca fue aprobada, y por ello Obama tuvo que actuar.

Tom Strode es el corresponsal en jefe del buró en Washington de Baptist Press, la agencia de prensa de la Convención Bautista del Sur.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story