Galardón de inmigración presentado a Duke de ERLC

Por Tom Strode, posted Friday, May 15, 2015 (3 years ago)

HOUSTON (BP) -- Recibir un galardón por trabajar a favor de la reforma migratoria demostró ser una doble bendición para el bautista del sur especialista en política pública, Barrett Duke.

Barrett Duke
 
La Conferencia Nacional Hispana de Liderazgo Cristiano (NHCLC por sus siglas en inglés) le confirió el Galardón Robert Gittelson de defensa de la inmigración a Duke el 29 de abril durante su convención nacional en Houston.

"Fue un tremendo honor recibir una condecoración que lleva el nombre de mi buen amigo Robert Gittelson," le dijo Duke a Baptist Press. "Ese honor fue doble porque me fue dado por la Conferencia Nacional Hispana de Liderazgo Cristiano. Aprecio a Samuel Rodríguez y a todos los buenos hombres y mujeres de la NHCLC. Es un placer trabajar con ellos."

Duke ha abogado por un plan de reforma migratoria justa durante años en su rol de vicepresidente de política pública e investigación de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética (ERLC por sus siglas en inglés). Rodríguez, presidente de NHCLC, le confirió a Duke el galardón, el cual fue nombrado en memoria de otro persistente defensor de la reforma migratoria.

Gittelson, de 54 años, murió en agosto después de años de viajar de California a Washington, D.C., para promover una solución legislativa al problema de la inmigración ilegal del país. Él formó la organización Conservadores a Favor de una Reforma Migratoria Integral, y fungió como vicepresidente de NHCLC para asuntos gubernamentales.

Rodríguez elogió tanto a Gittelson como a Duke por su trabajo a favor de un asunto que es prioridad para la NHCLC, la organización hispana evangélica más grande del país.

"Robert Gittelson fue un defensor incansable de una reforma migratoria integral, siempre pensando en las ramificaciones políticas, las consecuencias morales y las historias personales alrededor de este vital asunto," dijo Rodríguez en una declaración escrita a BP.

"Barrett Duke, a través de su trabajo en la Comisión de Libertad Religiosa y Ética, ha defendido estos mismos ideales y ha trabajado para educar a otros sobre la necesidad de una política de migración integral que ofrezca dignidad, compasión y muestre respeto a la ley."

Duke recibió la condecoración en un momento cuando la reforma migratoria ha sido relegada a un segundo plano. Aunque existe un amplio acuerdo en que el sistema migratorio estadounidense está muy dañado, resolver el problema se les ha ido de las manos a los legisladores. El sistema y su implementación han resultado en un estimado de 11 a 12 millones de indocumentados que viven ilegalmente en los Estados Unidos.

Él no ha abandonado la esperanza de que el Congreso y la Casa Blanca elaboren una solución, dijo Duke.

"Creo que la reforma migratoria todavía es posible, aun en la dividida capital de nuestra nación," le dijo a BP.

Anhela continuar su asociación con la NHCLC "para finalmente reavivar nuestro país a resolver el dilema nacional de migración," dijo Duke. "La ERLC continuará haciendo su parte, junto con muchas otras organizaciones de la misma mentalidad para lograr esta digna meta."

Duke fungió como panelista durante una discusión sobre la reforma migratoria en el evento de tres días de NHCLC. El presidente de la ERLC, Russell Moore también habló en la convención.

La ERLC ha llamado a una reforma que provea seguridad en la frontera y en los lugares de trabajo; mantenga el estado de derecho; respete la unidad de la familia; y establezca un camino al estatus legal a aquellos que deseen vivir en nuestro país permanentemente y estén dispuestos a pagar las penalidades y llenar los requisitos.

En 2011, los mensajeros a la Convención Bautista del Sur en Phoenix aprobaron una resolución sobre la reforma migratoria que llamaba a un avance del evangelio de Jesús al tiempo que buscaba justicia y compasión. La medida urgía al gobierno a hacer de la seguridad de la frontera una prioridad y a mantener a cuentas los negocios en su contratación de empleados. También requería que las autoridades públicas establecieran después de asegurar las fronteras "un camino justo y compasivo al estatus legal, con medidas restitutorias apropiadas, para aquellos inmigrantes indocumentados que ya viven en nuestro país." Especificaba que la resolución no debía ser interpretada como apoyo a una amnistía.

En la última sesión del congreso, el Senado aprobó una legislación integral de migración, la cual la ERLC dijo que necesitaba algunos arreglos. La Casa de Representantes rehusó votar el proyecto de ley del Senado y escogió tratar el asunto en medidas fragmentadas que no se convirtieran en ley.

El presidente Obama promulgó órdenes ejecutivas en noviembre a pesar de las protestas del liderazgo de la Casa. Esas órdenes incluían un muy controversial plan para proteger de la deportación a un estimado de cinco millones de inmigrantes. Esa orden aplicaba a los inmigrantes ilegales que habían estado en el país más de cinco años y son padres de sea ciudadanos estadounidenses o de "residentes legales permanentes." A aquellos que califican se les requiere registrarse, verificar sus antecedentes criminales y de seguridad nacional, y pagar impuestos, de acuerdo a la Casa Blanca.

Tom Strode es el jefe de la oficina en Washington de Baptist Press, el servicio de noticias de la Convención Bautista del Sur.
Download Story