EDITORIAL: El Regalo de Dios es Gratis, Pero ...

KANSAS CITY, Mo. (BP)--El otro día fui a una actividad musical en la ciudad donde vivo. Toda la música de sabor navideña fue muy placentera y enfocó nuestros pensamientos al tiempo de la celebración del nacimiento de Jesucristo, el salvador del mundo. Durante los últimos minutos José, María y Jesús tomaron el lugar central de esta actividad. Yo estaba muy gozoso de la "Buenas Nuevas" que se presentaba. Cuando los tres reyes entran cada uno trayendo regalos a Cristo se oye la voz del narrador que dice, "La tradición dice...." Pensé yo, esas pocas palabras se han robado todo lo que la Biblia y la historia nos enseñan del nacimiento de nuestro Salvador.

Pensando en la celebración de estos días reconozco que hay cosas que yo no puedo controlar ni tampoco cambiar. Dios tiene un plan para mi vida que es mejor que cualquier plan que yo puedo diseñar. Hay cuatro cosas que sobresalen de la historia del nacimiento de Jesús relatada por Lucas.

Primero, Dios tiene planes más grandes que los nuestros. José y María tenían planes de casarse pero Dios tenía planes de que a través de ellos el mundo recibiera una gran bendición -- el Salvador del mundo. El pecado del hombre ha dejado una marca rebelde a las cosas de Dios en nuestras vidas. La Biblia está llena de ejemplos de personas que han hechos planes aparte de vivir dentro de los planes de Dios. La palabra dice que "El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos (Proverbios 16:9)." La Palabra de Dios nos recuerda que "Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte (Proverbios 14:12)." Santiago también habló de personas que hacen planes sin contar con Dios. "¡Vamos ahora! Los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos y ganaremos.... (Santiago 4:13)." Tristemente yo puedo llenar estas páginas con historias de planes personales que yo he hecho solo para ser evaporados por planes más amplios y mucho mejores a los míos. Aclaro que el hacer planes no es algo en contra de la voluntad de Dios. Pero sí tenemos que estar muy seguros que mis planes son la voluntad de Dios parea mi vida en este momento.

Segundo, los planes de Dios pueden ser más difíciles que los nuestros. José y María se encontraron en el centro de la voluntad de Dios. Sin embargo por lo menos esos primeros nueve meses fueron muy difíciles para ambos y su familia. María, una joven virgen, se encontró embarazada. Imagínate que alguien venga a ti y te diga, "soy virgen y voy a tener un hijo." Esto sería algo muy difícil de entender. Es más, la consecuencia de esto sería muerte. José, no entendía como esto fuese posible. Pueden imaginarse la vergüenza que este joven tenía. Me imagino que los ojos de cada persona del pueblo estaban mirándoles de arriba abajo. Dios envió un ángel primero a María diciéndole, "María no temas, porque has hallado gracias delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamaras su nombre JESUS… (Lucas 1:30-31)." Después el ángel se le apareció a José diciéndole, "…no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.... (Mateo 1:20)." El viaje de Nazaret a Belén sobre aéreas rocosas con una joven lista a dar a luz no fue algo tampoco fácil pero parte de la voluntad de Dios.

Tercero, Cuando nos encontramos en la voluntad de Dios tenemos que depender y confiar en Dios. Dios tiene una perspectiva mucho más amplia que la nuestra. Tú y yo solo podemos ver parte del panorama y no siempre entendemos "el porqué" de las cosas. Dios ve todo desde el principio hasta el final. ¿Qué podemos hacer? Confiar en Dios en todas las cosas. No siempre he entendido porqué Dios ha obrado en mi vida de cierta manera. Pero, después de años puedo ver como el plan de Dios es el mejor plan para mi vida. José y María no entendieron y Dios no les dijo inmediatamente el "porque" ellos tenían que pasar por estos momentos tan difíciles. Meses más tarde el mundo pudo entender el plan perfecto de Dios para cada uno de nosotros.

Cuarto,En estos dias de Navidad entre el dar y el recibir regalos acuerdate que el regalo que tu recibes de otros es gratis. Pero el regalo que tu le das a otros no lo es pues tu lo comprastes para ello. Asi tambien, el regalo de Dios es gratis a toda persona que por fe, se arrepiente y le acepta como Salvador. Sin embargo, este regalo le costo la vida a Cristo –- Si Cristo murio para que tu y yo tubieramos la oportunidad de vivir eternamente.

Amigo, las "Buenas Nuevas" no solo son para todo el pueblo pero también para cada uno de nosotros. ¿Le conoces de una manera personal a Cristo? ¿Les has dado estas buenas noticias a otros en tu vecindario? La celebración navideña nos lleva al pesebre donde encontramos la esperanza y el futuro de cada persona en este mundo. ¡¡¡Celébralo y compártelo con todos!!!


Gustavo Suárez es profesor de iniciación de iglesias y director del centro Nehemías para Iniciación de Iglesias en Norte América en el Seminario Bautista Teológic de Midwestern.

Download Story