Programa de radio tailandés transmite sabiduría espiritual

NOTE DEL EDITOR: La Ofrenda de Navidad Lottie Moon complementa el Programa Cooperativo sosteniendo a más de 5.000 misioneros Bautistas del Sur mientras comparten el evangelio en el extranjero. La meta nacional para las iglesias hispanas para este año es $1 millón. El enfoque es celebrar lo que Dios ha hecho en años recientes, alabándole por permitir a los Bautistas del Sur ser parte de su obra, mientras se enfatiza que alcanzar a aquellos que permanecen sin tener contacto con el evangelio es una tarea realizable. Pero estos serán las etnias más difíciles de alcanzar, requiriendo que los creyentes oren, vayan, se asocien y den más que nunca. La Semana de Oración por las Misiones Internacionales es del 28 de noviembre al 5 de diciembre. Para encontrar recursos sobre la ofrenda, vaya a hispanos.imb.org/ofrenda.

TAILANDIA (BP)--Las risas de los niños se desvanecen mientras el ruido de las bocinas y sirenas de los autos se eleva entre radios y altavoces a lo largo del norte de Tailandia. Una persona estornuda, otro niño se ríe y luego Bahndit Darwin comienza a hablar.

El programa radial de Darwin "Pensamientos para la vida" comienza con sonidos de experiencias diarias. Aunque él transmite música country tailandesa en su programa de una hora de duración, el propósito va más profundo. Darwin usa su tiempo al aire en tres estaciones regionales para impartir la sabiduría espiritual que aprendió en su vida donde pasó de usar harapos a estar en el radio para ayudar a los radioescuchas en sus vidas diarias. Él espera que los consejos derivados de verdades bíblicas apunten a los oyentes hacia Cristo.

"Mi visión es usar este medio masivo para llevar la mentalidad cristiana afuera a las masas que no creen en Cristo, para ayudarles a entender mejor quién es Dios y darles la oportunidad de conocer al Señor," dice Darwin. "Creo que los medios masivos son una puerta que permite a la iglesia el acceso a las masas."

Grabado en un estudio sencillo en la casa de Darwin, "Pensamientos para la vida" no evangeliza, sino que dispone las bases para la expansión del evangelio. No presenta el mensaje de salvación ni mete invitaciones para aceptar a Cristo entre canciones de amor seculares. Él sabe que los tailandeses del norte no escucharían. En vez de esto, Darwin ofrece consejos desde un punto de vista cristiano y termina su transmisión con un número telefónico para que llamen por más información, conectando a los escuchas con iglesias locales o a Darwin mismo.

El trabajador de la IMB Mark Patenaude, quien sirve como socio de ministerio de Darwin, dice que siente que Dios está preparando a los tailandeses a través del programa, aunque aún están por verse muchas conversiones.

"Parece que Dios está haciendo algo ahora en Tailandia que no hemos visto, y que nuestros predecesores no habían visto," dice Patenaude. "Hay mucha cooperación entre las iglesias. Hay un impulso para evangelizar y plantar iglesias como nunca antes."

Para participar en el movimiento espiritual, Darwin saca su material de radio de una vida llena de trabajo duro y estudio ferviente de la Biblia que comenzó en el norte de Tailandia en la frontera con Laos. Criado en circunstancias inusuales- en una familia cristiana viviendo en un país predominantemente budista- aprendió de Dios y su hijo desde chico y se dedicó a Cristo a los 15 años. Dejó la escuela después del noveno grado porque su familia ya no podía pagar. Pasó sus días inclinado sobre laderas plantando maíz. Allí, rodeado de cultivos en vez de libros, comenzó su sed de conocimiento -- conocimiento espiritual.

"Durante esos dos años, Dios realmente cambió mi corazón para que deseara conocer más de Dios y estudiara más," dice Darwin. "Así que al término de esos dos años yo estaba estudiando la Biblia por mí mismo."

Darwin dejó el cultivo para poder asistir a un seminario intensivo de estudio de la Biblia por tres meses. Dios usó esto para arrancar a Darwin de los campos de maíz permanentemente y plantarlo en un estudio de grabación casero. A través de relaciones que comenzaron en el seminario y en la comunidad general cristiana, encontró la manera de asistir al seminario en Bangkok; entrar en un programa que le permitió terminar su educación; convertirse en esposo y padre; obtener una maestría en comunicaciones; y ser el director del Proyecto Ministerial del Norte de Tailandia.

Por todo esto, él agradece a Dios. Ahora él trata de atrapar la mirada, o más precisamente los oídos de los no cristianos. Al haber sido criado entre budistas, sabe cómo piensan. Intenta ver sus necesidades y dar consejo sobre cómo tratar con el dinero, matrimonio e hijos.

"Para poder tener influencia sobre los no cristianos, tenemos que comenzar por donde están ellos -- los problemas de la vida diaria," dice Darwin.

A un año de estar en este ministerio electrónico, algunos han aceptado el mensaje de Darwin y se hicieron creyentes, mientras que muchos otros se han convertido en oyentes constantes. Una mesera tailandesa en la ciudad de Phrae dice que adora exclusivamente a Buda, pero también lleva su radio de una habitación a otra en su casa, cuidando de no perderse ni una palabra de "Palabras para la vida" de Darwin. Si la estación de radio vuelve a pasar un episodio anterior por descuido, ella se da cuenta, llama y lo reporta.

"Me gustan los consejos que da," dice ella de Darwin. "Él me da consejos de cómo vivir una vida buena… me he dado cuenta de que lo que él habla me ayuda a vivir una vida que me trae paz."

Aunque su audiencia ha sido lenta para recibir el mensaje de Jesús, Darwin continúa pintando una imagen de Dios para los perdidos con cada transmisión mientras que él y Patenaude trabajan diligentemente para hacerle publicidad al programa y llevar su mensaje a más hogares.


Shiloh Lane es una escritora que vive en el Sudeste Asiático. Encuentre más sobre etnias de Tailandia y del Sureste de Asia en www.seasianpeoples.org.

Download Story