EDITORIAL: ¿Qué Hacemos con los Indocumentados?

Por Gustavo Suárez, posted Friday, August 15, 2008 (11 years ago)

KANSAS CITY, Mo. (BP)--Esto es el gran debate controversial entre los políticos y otros en los Estados Unidos. Aun entre nosotros los hispanos encontramos grandes diferencias de opiniones sobre el tema. Escribo esta entrada con mucho temor. El propósito de este blog es de presentar temas que de alguna manera impacta el crecimiento de la iglesia y no de presentar temas controversiales para desatar peleas y desacuerdos.

Quiero, de una manera muy simple, explorar, varias áreas de contribución de la población hispana. Por cierto, no todos los hispanos son personas indocumentadas. Se estima que el 71% de los hispanos en el país son personas documentadas. Si la inmigración hispana presente continua se proyecta que en los próximos cuarenta años el 82% del crecimiento de la población será directamente por hispanos y sus descendientes.

El impacto a la economía. La fuerza laboral hispana (2da. generación) explotará aumentando por 77% en los próximos doce años. En contraste, la fuerza laboral no hispana solo aumentará el 9% a causa de retiros y defunción. Notamos que la población hispana es joven (edad promedio de 17 años). La población hispana, de acuerdo al departamento de trabajo, añade más de un trillón de dólares a la economía.

El impacto generacional/lingüistico. La primera generación continua creciendo a razón de la continua inmigración. Sin embargo, el número de segunda y tercera generación continúa aumentando. En el año 2,000 la segunda y tercera generación constituía el 60% de la población. En el 2010 se proyecta que el porcentaje aumentara al 62%. Encontramos que la población hispana es un grupo muy diverso. Un grupo generacional solo habla español, otro es bilingüe y la tercera generación primordialmente habla Ingles.

El impacto educacional. Los descendientes de los padres que emigraron a los Estados Unidos tienen mejor educación que sus padres. Por eso, en el año 2000 más del 50% de la primera generación no tenían un diploma de high school comparado con el 25% o menos de segunda generación. Este crecimiento educacional tiene un impacto positivo en la economía del país.

El impacto religioso. Naturalmente, el plantador de iglesia necesita reconocer la diversidad lingüística, educacional y generacional del pueblo hispano. Aunque decimos muchas veces "esta iglesia es para hispanos" necesitamos enfocar que grupo dentro de los hispanos queremos alcanzar. En otra entrada futura dedicare tiempo al "grupo de enfoque."

Las preguntas incorrectas. ¿Puedes ministrar a los indocumentados? ¿Puedes bautizar a personas indocumentadas? ¿Puede tu iglesia recibirlos como miembros? Mi respuestas rotundamente a todas estas preguntas son "Si."

Mirando lo positivo. Jesús fue un refugiado. El naturalmente entiende lo que significa ser una persona sin país aquí en este mundo. El sabe y se identifica con el pobre. El se relacionaba con los malos de su mundo. El enfoque principal de todo sus encuentros y cualquiera que fuera la situación era de enfocar a la persona a Cristo. Yo tomo muy en serio el mandato de "id y haced discípulos de todos los grupos étnicos..." Yo conozco personas que han venido a los Estados Unidos y después de aceptar a Cristo aquí regresan a su patria y son pilares de la fe en su país. Dios, en su sabiduría, esta trayendo el mundo a nosotros. La pregunta más importante, para cada uno de nosotros es, ¿seremos nosotros fieles en compartir la Buenas Nuevas con otros?


Gustavo Suárez es profesor de iniciación de iglesias y director del centro Nehemías para Iniciación de Iglesias en Norte América en el Seminario Bautista Teológic de Midwestern.

Download Story