EDITORIAL: Vida Abundante
By Por Michael A. Gonzales
May 2, 2014


Click to download Hi-Res Photo
Michael A. Gonzales
GRAPEVINE, Texas (BP) -- Muchos viven en estos días con un sin números de preocupaciones. Hay muchas vicisitudes que van atacando a la familia de hoy; como preocupaciones financieros, problemas con miembros de la familia, dificultades en el trabajo, y muchos otros conflictos que surgen en la vida diaria de uno. Como seguidores de Cristo no estamos exentos de estos tipos de dilemas. Romanos 12:2 dice -- "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta."

Vivir en este mundo requiere que hagamos frente a todas las presiones que puedan venir a uno. Sin embargo, como creyentes y seguidores en Cristo, podemos vivir una vida abundante. Nosotros vivimos en el mundo pero no somos del mundo. Podemos estar en un lago y no mojarnos porque estamos en un barco. Y ese barco se llama Cristo.

La verdad es, como cristianos no podemos evitar las presiones y las tentaciones que se nos presentan cada día. Pero el Señor nos ha llamado a vivir una vida abundante en medio de todas estas situaciones. Juan 10:10b dice -- "... yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia."

¿Cómo podemos vivir una vida abundante viviendo en este mundo?

-- Sabiendo que la vida abundante empieza cuando aceptamos a Cristo como Salvador y Señor de nuestras vidas. Esto significa experimentar un arrepentimiento espiritual porque nos damos cuenta que somos pecadores y no podemos salvarnos a nosotros mismos. Romanos 5:12 dice -- "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron."

Tenemos que reconocer que la salvación sólo viene y es exclusivamente por medio de Cristo. Romanos 10:9 dice -- "... que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo."

Conociendo esta verdad, entonces podemos empezar a vivir una vida abundante aquí en la tierra.

-- Sabiendo que las promesas del Señor son para nosotros en cualquier momento de nuestras vidas. En las buenas y en las malas, Cristo siempre está con nosotros. Dios nunca nos dejará solos. Romanos 8:28 dice -- "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados."

En medio de nuestras tribulaciones y sufrimientos podemos vivir una vida abundante, sabiendo que cuando muramos, nos espera estar en el cielo con nuestro Dios para toda una eternidad.

Apocalipsis 1:17 al 18 dice -- "Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y yo tengo las llaves de la muerte y del Hades."

Esto nos da pie para vivir una vida abundante aquí en este mundo.

No debemos dejar que Satanás haga su obra en nuestras vidas porque esto va a impedir que vivamos una vida abundante. Comparta el mensaje de nuestro Señor con alguien hoy y empiece a vivir esa vida abundante en Cristo delante de todos.

¡Dios es bueno, todo el tiempo!
--30--
Mike Gonzales director de los ministerios Hispanos de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas.

© Copyright 2014 Baptist Press

Original copy of this story can be found at http://www.bpnews.net/bpnews.asp?id=42499