EDITORIAL: Tus Decisiones Determinan tu Destino
By Gustavo Suárez
Jun 28, 2013


Click to download Hi-Res Photo
Gustavo Suárez
NOTA DEL EDITOR: La columna First-Person (De primera mano) es parte de la edición de hoy de BP en español. Para ver historias adicionales, vaya a
http://www.bpnews.net/espanol


KANSAS CITY, Mo. (BP) -- Siempre he tenido dificultad con mi sentido de orientación cuando viajo de un lugar a otro. Por lo tanto me compré un sistema de navegación en mi carro para ayudarme cuando viajo. Este instrumento me dice por donde debo de ir, donde necesito doblar, cuantas millas me quedan y la hora en que se anticipa que voy a llegar a mi destino. Sin embargo, hace unos meses me encontré que al llegar a una bifurcación la voz femenina me indicó que tenía que seguir derecho pero yo pensé que tenía que ir hacia la derecha. En un momento hice la decisión de girar a la derecha y hacerle ver al sistema que esta vez yo había tomado la decisión correcta. Unos pocos minutos más tarde reconocí que yo iba por un camino que me llevaría a un lugar lejos de mi destino. Inmediatamente cambie mi dirección y regrese al camino indicado y finalmente pude llegar a mi destino sin más problemas.

En el camino de la vida nos enfrentamos con un sinnúmero de decisiones. Algunas de éstas son de poca importancia como la que relato aquí. Sin embargo, la decisión de aceptar a Cristo es una que determinara tu eterno destino. En Mateo 7:13-29 encontramos que existen solo dos caminos.

Primero, el camino de escoger entre la puerta estrecha o amplia (Mateo 7:13-14). Lo importante de estos dos caminos no es lo estrecho o amplio. Lo importante es a donde nos lleva cada uno de estos caminos. Muchos buscan aquello que es fácil en la vida. En el camino amplio podemos llevar más cosas (tal vez refiriéndose a cosas materiales) que en el camino estrecho.

Segundo, el camino de escoger entre el fruto bueno o malo (Mateo 7:15-20). Aquí vemos que muchos más profesan seguir a Cristo. Muchos se esconden detrás de decir "soy cristiano" sin vivir vidas dedicadas a Dios. Aquí se habla de tener una vida que respalda tus palabras.

Tercero, el que edifica con sabiduría o el que edifica como insensato (Mateo 7: 24-29). Esta parábola nos enseña la necesidad de establecer un fundamento (cimiento) solido que combina un compromiso real con una obediencia a Dios que persevera.

Cuarto, el resultado (Mateo 7:21-23). Estos versos presentan la gran diferencia que existe entre el decir y el hacer. "No todo el que me dice: Señor, Señor, entrara en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Mateo 7:21)."

En tiempos de crisis podemos observar si nuestra dedicación al Señor es autentica o es una falsedad. Recuerda que toda decisión que tú hagas hoy determinará tu destino. ¿Por qué puertas estas viajando?
--30--
Gustavo Suárez es profesor de iniciación de iglesias y director del centro Nehemías para Iniciación de Iglesias en Norte América en el Seminario Bautista Teológic de Midwestern.

© Copyright 2014 Baptist Press

Original copy of this story can be found at http://www.bpnews.net/bpnews.asp?id=40655