September 16, 2014
   
   
SEMANA DE ORACIÓN: Una 'lección en milagros'

Posted on Nov 27, 2013 | Por María Elena Baseler

NOTA DEL EDITOR: La Semana de Oración de este año por las misiones internacionales en la Convención Bautista del Sur es del 1º al 8 de diciembre con el tema "Totalmente su corazón, sus manos, su voz" de Mateo 22:36-39. La Ofrenda de Navidad Lottie Moon para la misiones internacionales junto con las ofrendas al Programa Cooperativo de las iglesias bautistas del sur sostienen a casi 5.000 misioneros internacionales que buscan llevar a cabo la Gran Comisión. Las donaciones a la ofrenda Lottie Moon son recibidas a través de las iglesias bautistas del sur locales o en línea a imb.org/offering, donde hay recursos para promover la ofrenda. La meta de este año es de $175 millones.

ASUNCIÓN, Paraguay (BP) -- Dentro de un pequeño templo budista en Shiojiri, Japón, el misionero de 23 años Steven Kunkel -- quien es de América del Sur -- se sienta frente a un piano de cola y toca una de sus composiciones originales llamada "Creación." Sentada cerca en el piso, una mujer budista escucha cautivada la música.

Ella es la guardiana del templo y del adyacente centro budista de entrenamiento, y le está dando un tour a Steven que está con un pastor japonés y un equipo de medios de la Junta de Misiones Internacionales. El improvisado concierto se desarrolla después de que Steven divisa el piano Yamaha y le pide permiso a la mujer para tocarlo para ella.

Ella observa y escucha, paralizada, cuando los dedos de Steven se deslizan por el teclado. Cuando él termina, ella quiere oír más. Su siguiente canción, otra original llamada "La batalla," la deja igualmente cautivada.

Al escuchar la música de Steven, yo también escucho mi propio corazón agitarse un poquito. Recuerdo la primera vez que lo oí tocar esas canciones — al otro lado del mundo en Asunción, Paraguay. Fue el día después de que él fue encomendado por su iglesia como misionero independiente a Japón.

Steven se sentó al piano en la casa de sus padres y compartió su música con el amigo de la familia Jonathan Yao, fotógrafo de IMB, Rebecca Springer y conmigo. Mientras la conmovedora melodía de Steven llenaba la sala, miré brevemente a sus padres -- los misioneros de IMB Tim e Iracema Kunkel -- que escuchaban cerca.

El gozo en sus ojos contaba una historia.

Era una historia que comencé a escribir hace más de 13 años, cuando Tim e Iracema eran misioneros de IMB en Salto, Uruguay. Entonces yo trabajaba como escritora en la sede de IMB en Richmond, Virginia, pero sabía que Dios me estaba llamando para servirle en el extranjero como misionera.

"No hay forma de que yo vaya," le dije a Dios.

Me encantaba viajar al campo misionero reportando historias acerca de los misioneros y sus familias. Pero, ¿ir yo como misionera?

"Por favor, no me hagas hacer esto," oré.

Tenía cada excusa en el libro y se las expresaba cada una a Dios; frecuentemente.

"Olvídalo, Señor," Oraba realmente. "No tengo lo que se necesita."

¿Qué se necesita?

En medio de esa lucha, pasé una semana con la familia Kunkel en Uruguay, en una asignación de IMB para la revista La Comisión. Steven solo tenía 10 años; su hermano mayor, John Glenn, tenía 12. Su hermana mayor, Julia, ya había dejado el hogar para asistir a la universidad.

Con los pies en la tierra, auténtica y agradablemente Tim e Iracema abrieron su hogar a un fotógrafo de IMB y a mí esa semana.

En una entrevista que nunca olvidaré, la pareja compartió cándidamente lo que experimentaron el día que supieron que Steven tenía autismo, un desorden cerebral evolutivo causante de problemas en la comunicación, el comportamiento y la interacción social.

"Fue como si perdiera a un niño y otro hubiera nacido," recordó Iracema. "Pero yo sabía que Dios tenía un plan para Steven."

"Al principio pensé: 'Nada más empaquemos y vámonos a casa,'" admitió Tim. "Pero entonces me di cuenta de que cuando Dios nos llamó a la misiones, él sabía los hijos que íbamos a tener. Él permitió que esto pasara y él tiene un propósito en esto."

Los Kunkel vieron ese propósito desplegarse al estar fieles a su llamado misionero y al tratar de ayudar a Steven -- y a sus otros dos hijos -- a volverse todo para lo que Dios los había creado que fueran. Al mismo tiempo, ellos compartían el evangelio, entrenaban a líderes uruguayos de iglesia y ayudaban a los bautistas uruguayos a iniciar iglesias.

Debido a que Uruguay ofrecía pocos programas educativos para gente con autismo, Iracema estudió educación especial para poder enseñarle a Steven ella misma. Pronto, Dios abrió puertas para compartir a Cristo con familias uruguayas afectadas por el autismo. Otras puertas se abrieron a través de la amistad de los Kunkel con los uruguayos.

"Muchas personas que hemos conocido piensan que hemos estado lidiando con algo grotesco" dijo Tim. "Pero cuando se dan cuenta que no sentimos de esa manera, nos ayuda a ser testigos del poder de Dios."

Yo vi ese poder por mí misma una noche en un restaurante mientras compartía una comida con la familia Kunkel. Después de comer, Steven caminó hasta el encargado del restaurante y lo miró directo a los ojos.

"¿Tiene helados?" preguntó en español.

Sus padres miraban, asombrados de hasta dónde Dios había llevado a Steven. Seis años antes Steven no podía hablar inglés, mucho menos español.

"Él es un milagro andante," dijo Tim.

Iracema añadió: "Una lección que he aprendido a través de Steven es que esos milagros no siempre suceden en un abrir y cerrar de ojos. Algunas veces Dios hace milagros a través de un largo proceso usando diferente tipo de personas.

"El autismo nunca se cura. Pero yo siento que Dios ha ido sanando a Steven poquito a poco."

Desde Sudamérica hasta el Este de Asia

Después de regresar a Richmond, oré por las palabras correctas para contar esta historia familiar.

"Llámala, 'Una lección en milagros,'" parecía que Dios me decía.

Poco después de eso, Dios hizo un milagro en mí también. Cinco meses después de que la historia fue publicada, yo fui designada como misionera de medios de IMB.

En los años que siguieron, perdí contacto con los Kunkel. Pero este año pasado en una reunión de IMB en Chile, oí que Iracema me llamaba.

"Cuando vi tu nombre en la lista [de participantes], ¡no pude esperar para hablar contigo!" dijo. "¡No vas a creer lo que pasó con Steven! ¡Va a ser misionero -- en Japón!"

Durante la comida al día siguiente, ella y Tim compartieron el resto de la historia.

A la edad de 15 años en Uruguay, Steven sintió el llamado de Dios a Japón. No había ningún japonés que viviera en Salto, así que Steven comenzó a tratar de aprender japonés por sí mismo. Iracema le compró un manual de conversación en japonés y él pronto lo dominó todo.

"Él no podía dejar de hablar de Japón," recordó ella.

Al año siguiente, la IMB transfirió a los Kunkel a Paraguay, donde viven muchos inmigrantes japoneses. Steven asistió a la escuela japonesa, sirvió en una iglesia japonesa-paraguaya y aprendió a hablar y a leer japonés. En 2011 Steven visitó Japón con el amigo de la familia Jonathan Yao, y ese viaje le abrió la puerta para servir como misionero voluntario allá.

Tres semanas después de ver a los Kunkel en Chile, volé a Paraguay para asistir al servicio de comisión de Steven en el salón de la iglesia japonesa-paraguaya en Asunción.

"He sentido hoy que muchas preguntas acerca del autismo de Steven han sido contestadas, como si un velo se hubiera levantado de mis ojos y estuviera viendo esto a través de los ojos del Señor," me dijo Iracema después del servicio. "Estoy pensando, para este día naciste, Steven.'"

Unos meses después, vi algunas cosas a través de los ojos de Dios, también.

En los escenarios reales en la provincia japonesa de Nagano, nuestro personal de medios de IMB entrevistó a Steven acerca de su trabajo como misionero allá. Para un video de “Niños en misión” que titulamos: "Dios puede usarte," Steven compartió lo que Dios había hecho en su vida.

"Mi versículo favorito es Filipenses 4:13: 'Todo lo puedo en Cristo que me fortalece,'" dijo Steven. "No importa lo incapacitado que usted sea o en qué clase de casa usted viva o de cual país sea o de la raza que sea, usted solo sabe que si Dios está con usted, ¿quién pueda estar en contra suya?, porque a través de él podemos hacer todas las cosas."

Él añadió: "Estoy llevando a cabo el trabajo que Dios me llamó a hacer, y siento que estoy siguiendo mi visión y mis sueños de lo que Dios quiere que yo haga en esta tierra."

Al escuchar la entrevista de Steven ese día, me di cuenta de que yo también estaba siguiendo el sueño de Dios para mí.

"Gracias Señor por tu 'lección en milagros,'" oré.
--30--
María Elena Baseler sirve como escritora/editora de IMB en las Américas.


Latest Stories
  • Ex traficante de drogas venezolano dice que Dios lo llamó a salvar a otros.
  • Niños de la calle en Senegal encuentran refugio en la casa de un panadero venezolano
  • Pastor de Houston desafía a los hispanos que ahora es el tiempo de alcanzar el mundo
  • Vecinos desatendidos encuentran esperanza en la ayuda brindada por la iglesia
  • Tráfico humano focalizado por el ministerio WMU
  • La salud mental y la iglesia: 'La gente está buscando misericordia'
  • EDITORIAL: 20 Tesis para una Espiritualidad Cristiana Sana
  • Add BP en Espanol to
    your news reader


    Email this Story

    My Name*:
    My Email*:
    Comment:
      Enter list of email recipients, one address per box
    Recipient 1*
    Recipient 2
    Recipient 3
    Recipient 4
    Recipient 5
    To fight spam-bots, we need to verify you're a real human user.
    Please enter your answer below:
    What is the last month of the year?
    Answer*:
      * = Required Fields Close
       
       


     © Copyright 2014 Baptist Press. All Rights Reserved. Terms of Use.


    Southern Baptist Convention