La respuesta ante Harvey comienza en medio de la inundación

Un equipo de Texas Baptist Men llevó una unidad con cocina de ciudad en ciudad, junto con las operaciones de rescate en Texas, sirviendo el desayuno mientras se realizaban las actividades de rescate. Esta fotografía muestra al equipo sirviendo el desayuno a las 5:30 de la madrugada justo antes de empacar todo y salir rumbo a Rosenburg a las 8:55 a.m.
Foto cortesía de la página de TBM en Facebook.
HOUSTON (BP) -- Desde el lunes por la mañana, los noticieros reportaron que el Huracán Harvey ya había derramado 11 trillones de galones de lluvia en el sur de Texas. Más de 300,000 clientes se quedaron sin electricidad. Los oficiales habían declarado como zonas de desastre a 62 condados cuando la destrucción inicial fue causada por ráfagas de viento de 132 mph que acompañaron los niveles de lluvia sin precedentes.

Justo después de la tormenta, Southern Baptist Disaster Relief (SBDR) esperaba que las regiones más dañadas solamente podrían alcanzarse con equipos de búsqueda y rescate.

Los equipos del ministerio de ayuda en desastres de la Convención Bautista del Sur de Texas (SBTC DR) reportaron que seguían esperando poder actuar ya que la inundación cerró numerosos caminos. Muchos de los ríos no habían bajado al nivel de inundación máxima. Mientras esto pasaba, se esperaba que aumentara el número de caminos cerrados, dificultando aún más el envío de las unidades de rescate.

Daniel White, del equipo de la SBTC DR, dijo "he estado escuchando reportes de diferentes personas diciendo que será peor que [el Huracán] Katrina. Pudiera ser el mayor desastre nacional en la historia de los Estados Unidos. Nunca he visto nada como esto en mi tiempo sirviendo en ayuda en desastres."

Las unidades de los SBTC DR están "listas para actuar" en Rockport y Corpus Christi, dijo White. Han despachado unidades con lavanderías rumbo al Campamento y Centro de Retiro Latham Springs en Aquila, donde casi 500 evacuados con necesidades especiales han sido llevados.

Se están preparando los capellanes de la convención en Texas y las unidades para alimentar multitudes y filtrar agua que se instalarán en Houston. Una vez que el agua de la inundación comience a bajar de nivel, el equipo de la SBTC DR estará listo para limpiar y ayudar, junto con los equipos de respuesta ante inundaciones.

Texas Baptist Men (TBM) ha enfrentado retos similares intentando hacer llegar sus equipos a las áreas más inundadas.

En Robstown, en las afueras de Corpus Christi, los equipos instalaron una unidad con lavandería y regaderas para ducharse, así como una cocina para preparar y servir alimentos en poco tiempo. Una de las cocinas se ha adaptado para que los rescatistas vayan de ciudad en ciudad y lleven comida a los otros voluntarios mientras trabajan en sus operaciones de rescate.

También en la costa, los equipos de TBM pudieron instalar una unidad de alimentación cerca de Victoria, a unas 30 millas fuera de Port Lavaca. En las ciudades de Uvalde y Texas City, el juez del condado pidió equipos que ayuden a los evacuados y victimas que se encuentran ahí.

Los TBM han instalado estaciones con regaderas para ducharse en algunos lugares lejos de la costa, como San Antonio. Las estaciones también se instalaron en LaGrange, al oeste de Houston, para así asistir a los evacuados en esa área.

Mientras los TBM preparan su llegada a Houston, se les ha pedido que provean comida para aquellos refugiados en el Centro de Convenciones George Brown en Houston. Esperar proveer por lo menos 20,000 comidas diarias. En poco tiempo se mudarán a Katy y The Woodlands, suburbios de Houston, donde el agua ha comenzado a bajar su nivel.

Terry Henderson, director de ayuda en desastres para los TBM, concordó con el sentir de White con respecto al significado de esta tormenta.

"Yo lo compararía con Katrina o incluso mayor," dijo Henderson. "Nuestra respuesta está funcionando más efectivamente gracias a la nueva tecnología, pero esta tormenta probablemente afectó a un área mayor que la afectada por Katrina."

Antes de la tormenta, los bautistas del sur colaboraron con la Cruz Roja Americana (CRA) para determinar la mejor estrategia para enviar la ayuda. El equipo Send Relief de la Junta de Misiones Norteamericanas continuará trabajando con la CRA mientras los bautistas del sur se preparan para enviar más grupos.

Un llamado pidiendo voluntarios y oraciones

Hay varias maneras en que los bautistas del sur pueden ayudar en los próximos días, semanas y meses.

Además de los roles tradicionales de los equipos de SBDR, el ministerio Send Relief de la JMN movilizará cerca de 4,000 voluntarios para que sirvan en los refugios, las cocinas, las unidades para guardería infantil y en otras capacidades. No se requiere tener experiencia previa en ayuda en desastres, aunque sí es necesario una revisión de antecedentes penales para aquellos que deseen servir en el cuidado de niños.

Actualmente, Send Relief está a la espera de las instrucciones de los oficiales de gobierno para determinar cuándo será seguro entrar en las áreas afectadas, pero los voluntarios y las iglesias pueden comunicarse vía correo electrónico con sendrelief@namb.net para que sean añadidos al directorio de voluntarios "listos para la movilización."

Los ministerios de SBDR y Send Relief van a proveer ayuda a largo plazo debido a las repercusiones del Huracán Harvey. Los equipos de limpieza de escombros ayudarán a sacar el lodo de las casas y habrá equipos con sierras eléctricas para podar las ramas de los árboles en mal estado. Más allá de esto, los bautistas del sur anticipan estar involucrados en los esfuerzos para ayudar a reconstruir las casas de los afectados.

"Hay ciertos eventos que marcan un momento en la historia por generaciones," dijo Kevin Ezell, presidente de la JMN. "Creo que el Huracán Harvey es uno de esos eventos y los bautistas del sur seremos conocidos por la manera en que respondimos ante él."

Para hacer una donación para SBDR o Send Relief a través del internet, visite este enlace aquí.

También puede enviar el mensaje de texto SENDRELIEF desde su teléfono al 41444 y así ayudar a los residentes de la costa de Texas.

Ore por los sobrevivientes del Huracán Harvey, así como por aquellos que están trabajando diligentemente para ayudar a los afectados por esta trágica tormenta. Ore por los rescatistas, obreros y voluntarios que trabajan sin parar para restaurar las comunidades dañadas por la tormenta.

Brandon Elrod es un escritor de la Junta de Misiones Norteamericanas.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story