August 23, 2014
Loading
   
   
En aumento los permisos para que haya armas en las iglesias
Posted on Feb 15, 2013 | by Por Diana Chandler

Email this Story

My Name*:
My Email*:
Comment:
  Enter list of email recipients, one address per box
Recipient 1*
Recipient 2
Recipient 3
Recipient 4
Recipient 5
To fight spam-bots, we need to verify you're a real human user.
Please enter your answer below:
Who built the ark?
Answer*:
  * = Required Fields Close
NASHVILLE (BP) -- Mientras que el control de armas alcanza mayor prioridad en el Capitolio, los legisladores estatales están permitiendo más y más que haya armas de fuego ocultas en nuestro lugar más sagrado, la iglesia, ya sea para protección personal o para los feligreses designados como personal de seguridad de la iglesia.

El 4 de febrero, Arkansas se convirtió en el octavo estado en aprobar una ley que permite las armas de fuego ocultas, específicamente en las iglesias. En un desbalanceado voto bipartidista, los legisladores estatales votaron a favor de permitir que cada iglesia decida si los individuos que cuenten con permisos para cargar armas de fuego ocultas puedan llevar dichas armas a la iglesia para su protección personal.

"Debe permitirse que una persona cargue una arma de fuego en una iglesia que lo permita, para seguridad personal," dice la Ley de Protección en la Iglesia en Arkansas, considerando lo anterior como una opción "inmediatamente necesaria para la preservación de la paz pública, salud, y seguridad" porque "la seguridad personal se ha vuelto más importante."

Louisiana, Michigan, Missouri, Carolina del Sur, Utah, Virginia y Wyoming también tienen leyes que permiten las armas de fuego ocultas específicamente en las iglesias, con varias estipulaciones, incluyendo la posesión del permiso adecuado, la aprobación de la iglesia, y que la congregación esté consciente de ello, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. Además, otros 20 estados permiten armas de fuego en las iglesias porque existen las leyes del "derecho a cargar armas," aunque no se han enfocado específicamente en las iglesias en la legislatura.

Durante el año pasado, por lo menos 75 personas fueron asesinadas violentamente en la iglesia o propiedades de organizaciones de fe en los Estados Unidos, estableciendo un nuevo record nacional, según Jimmy Meeks, un predicador bautista del sur y oficial de la policía de Texas que conduce seminarios animando y entrenando a las iglesias a que se armen apropiadamente con armas de fuego.

Entre los bautistas del sur pueden encontrarse puntos de vista divergentes sobre si los congregantes deben cargar armas de fuego dentro de la iglesia, según Meeks. Hay desde un pastor en Arizona que compartió en ChurchExecutive.com que él carga un arma de fuego oculta en el púlpito, hasta un pastor en Louisiana que recomienda a los congregantes que se armen con la "armadura completa de Dios" y quizás contraten a oficiales de la policía que no estén en servicio.

Meeks, quien tiene programado su próximo seminario para el 6 y 7 de mayo en Wedgwood Baptist Church en Fort Worth, Texas, dijo a Baptist Press que las iglesias necesitan darse cuenta de la importancia de crear un lugar seguro para la alabanza.

"Si no creen que es necesario, no harán nada. No importa si apruebas leyes que les permitan llevar armas de fuego a la iglesia si ellos no piensan que es necesario. Así que debes superar lo que yo llamo la superstición que es mucho más prevalente en las iglesias que la espiritualidad," fueron las palabras de Meeks para Baptist Press. "Mucha gente cree que hay algo, la protección divina, cubriendo el edificio que tenga un campanario encima—eso es una superstición."

"Jesús dijo en Mateo 10:17, te harán daño en la casa de oración. Y tenemos a toda esa gente que han muerto por la fe, a través de los años y quienes han muerto en iglesias," dijo Meeks. "Así que la primera cosa que debes hacer es simplemente darte cuenta, este es un problema y tenemos que abordarlo."

Wedgwood es el sitio donde el 15 de septiembre de 1999 un hombre armado entró a la iglesia durante una actividad de jóvenes, disparó más de 100 balas con dos armas de fuego y explotó una bomba casera hecha con tubería de plomería. Mató a siete jóvenes e hirió a otros siete antes de suicidarse. Desde entonces, más de 425 personas han sido asesinadas violentamente en casas de alabanza y propiedades de organizaciones de fe, dijo Meeks, añadiendo que más de 125 de esas víctimas eran bautistas.

Larry Dickey, pastor de First Baptist Church en Sinizona, Arizona, escribió que él carga un arma en el púlpito porque las iglesias no pueden depender de los oficiales que aplican la ley para mantener a los congregantes a salvo.

"Si alguien entrara a nuestra iglesia con una pistola o cuchillo, pudieran hacer mucho daño antes que la policía llegue a la iglesia. Incluso si tuviéramos oficiales en el estacionamiento, para cuando pudieran llegar adentro, todo habría terminado," escribió Dickey en una página de internet. "Nosotros, como ciudadanos, necesitamos proteger lo que amamos y estar dispuestos a dar nuestra vida por ello."

En el 2012, el área metropolitana de Nueva Orleans tuvo las estadísticas más altas de la tasa de homicidios tipo asesinato/no negligente en el país, con 20.8 incidentes por cada 100,000 habitantes, según las estadísticas del FBI. En ese lugar, David Crosby, pastor de First Baptist New Orleans, dijo a Baptist Press que poner armas en las manos de los congregantes haría más mal que bien.

"¿Asistentes regulares a la iglesia cargando armas para protegerse a sí mismos en la iglesia? Creo que eso es un escenario más peligroso que lo que hemos experimentado en mis 40 años de ser pastor," dijo Crosby. "Creo que los congregantes deben armarse así mismos con la armadura completa de Dios. Pero permitir que la población en general cargue armas de fuego ocultas dentro de la iglesia tiene muchas probabilidades de terminar en un aumento neto de más personas inocentes asesinadas. La presencia de un arma inmediatamente provoca un escalamiento en cualquier tipo de disturbio, incluyendo el doméstico o la enfermedad mental, hasta llegar a un nivel letal."

Crosby aconseja a las iglesias que sientan la necesidad de ser más seguras que contraten a oficiales de la policía fuera de servicio, como lo ha hecho su iglesia ocasionalmente.

"Yo aconsejaría a cualquier congregación que sienta la necesidad de una protección mayor que siga esta práctica comprobada: utiliza oficiales de la policía fuera de servicio. First Baptist Church New Orleans empleó oficiales de la policía fuera de servicio por muchos años. Estaban armados y presentes en las instalaciones de la iglesia durante los servicios de alabanza," dijo Crosby. "Yo he hablado con oficiales jubilados y activos sobre este asunto. Estos profesionales capacitados están conscientes de la necesidad de vigilancia y se complacen en ayudar a cualquier congregación a desarrollar políticas que contribuyan a la seguridad integral en el campus de la iglesia."

Aquellos que promueven que haya congregantes armados enfatizan la importancia de la capacitación y la práctica.

"En Texas, solamente cerca del 3 por ciento de las personas autorizadas para cargar armas las cargan con ellos. Menos que eso no sirve de nada... pero con ellas," dijo Meeks. "Así que esas personas que dicen que ahora tenemos que tener armas en la iglesia, está bien, pero si usted no está capacitado, si usted no practica, usted va a hacerle daño a alguien. [El apóstol Pablo] dijo a Timoteo, 'Disciplínate a ti mismo para la piedad.' La Nueva Versión Internacional dice 'Ejercítate en la piedad.' En otras palabras, la piedad es el producto de la práctica. No vas a despertar un día y ser alguien piadoso. Debes esforzarte para lograrlo."

Los congregantes que no estén dispuestos a tomar una capacitación y mantener sus habilidades actualizadas no deben poseer armas, dijo Meeks, quien legalmente cargar una arma oculta a la iglesia como oficial de la policía.

"Si no están dispuestos a ser capacitados, será mejor que deje esa arma en casa, o aún mejor, ni siquiera compre una," dijo Meeks. "Y conozca las reglas de una arma, las cuatro reglas: todas las armas están cargadas; nunca apunte a nada a que usted no esté dispuesto a destruir; nunca ponga su dedo en el gatillo hasta que esté listo a apretarlo; dese cuenta de lo que hay detrás de su blanco.

"Si no le da al tipo que entró a la iglesia con una arma, hay muy buenas probabilidades que le dará un tiro al hombre detrás de él o a la mujer detrás de él, y ¿qué tal si es su esposa?" dijo Meeks. "Cosas así han pasado."
--30--
Diana Chandler es una escritora de Baptist Press.
Latest Stories
  • Israeli and Palestinian believers 'not void of hope' amid conflict
  • ERLC: Latest HHS rules fail again
  • 'I'm not angry,' lye victim's husband says, voicing 'absolute confidence in our God'
  • Resources for the fight against global hunger
  • VBS children see results of giving
  • 2nd VIEW: Ebola missionary points to faith in Christ after hospital release
  • CALL TO PRAYER: Cultivating a church's heart for the persecuted
  • FIRST-PERSON: How gay activism affects you
  • EDITORIAL: Cuida la Lengua; Santiago 3:1-9
  • FROM THE SEMINARIES: Convocations at SEBTS, SBTS, MTBS
  • Add Baptist Press to
    your news reader


       
       


     © Copyright 2014 Baptist Press. All Rights Reserved. Terms of Use.


    Southern Baptist Convention