July 28, 2014
Loading
   
   
EDITORIAL: No tema, ¡crea!
Óscar J. Fernández
Posted on Jan 27, 2012

Email this Story

My Name*:
My Email*:
Comment:
  Enter list of email recipients, one address per box
Recipient 1*
Recipient 2
Recipient 3
Recipient 4
Recipient 5
To fight spam-bots, we need to verify you're a real human user.
Please enter your answer below:
What is the first book in the Bible?
Answer*:
  * = Required Fields Close
NOTA DEL EDITOR: La columna First-Person (De primera mano) es parte de la edición de hoy de BP en español. Para ver historias adicionales, vaya a
http://www.bpnews.net/espanol


NASHVILLE, Tenn. (BP) -- Estamos viviendo días en los que se presentan situaciones desconocidas y amenazadoras. Es frecuente escuchar que un familiar o amigo acaba de perder su empleo. En algunos lugares han comenzado a abrir oficinas en países del llamado Tercer Mundo con el fin de reducir los costos y aumentar las ganancias y en ocasiones les ofrecen a los empleados la posibilidad de mudarse a esos países sin ninguno de los beneficios que disfrutan aquí.

Las noticias en la prensa no pueden ser más desalentadoras, mostrando una verdadera decadencia moral y la ausencia de valores éticos. Me decía un viejo amigo el otro día: "¡Ya no se puede confiar en nadie!"

Hoy es frecuente escuchar de hechos vergonzosos que tienen lugar hasta en el seno de algunas iglesias cristianas. Algunas veces son los líderes los protagonistas, otras son los miembros que viven sin que sus vidas muestren, ni siquiera ligeramente que son cristianos. Es frecuente ver en los noticieros que algunos entrenadores deportivos, abusando de su posición, cometen delitos y actos inmorales con los niños y jóvenes que ellos están supuestos a entrenar.

En ocasiones he pensado que algunos cristianos han cauterizado su conciencia y han amordazado al Espíritu Santo para no escuchar su voz y hacer lo que les place sin molestias y ver las cosas que ocurren a su alrededor y cerrar los ojos para no ver.

Con frecuencia pienso que muchos cristianos se sienten hoy como si estuvieran en una noche oscura en el medio del mar, abordo de una frágil embarcación que es azotada por el viento y las enfurecidas olas. Pudiera llegar a dar la impresión de que todo está perdido. Es como si nada se pudiera hacer ya. Para algunos es como si las fuerzas comenzaran a faltar y solo quedara esperar un final incierto y aterrador.

Eso fue justamente lo que experimentaron los discípulos del Señor en cierta ocasión que se recoge Marcos 4:35-40. En esa oportunidad, y en otras, los discípulos sintieron miedo. ¿Ha sentido usted miedo alguna vez en su vida? ¡Yo sí! y por cierto, más de una vez. Es una sensación de inseguridad que corta la respiración y hace transpirar el cuerpo y temblar las manos. El diccionario dice que es: "una perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginado."

Los discípulos sintieron miedo y llamaron a Jesús que dormía tranquilamente cuando todo les hacía pensar que la pequeña embarcación iba a naufragar. ¿Maestro, no tienes cuidado que perecemos? Le dijeron. En otras palabras: ¿No te das cuenta que nos estamos hundiendo y no haces más que dormir? ¿No te preocupas por nuestra suerte?

Sin dudas los discípulos habían visto a Jesús hacer milagros. Le habían escuchado decir que el era el Cristo, el Mesías prometido, el Hijo de Dios. Pero el miedo y la desesperación con frecuencia nublan la mente y borran la memoria. Claro que ellos sabían quien era Jesús. Por eso eran sus discípulos. Pero ahora era como si lo hubieran olvidado. Señor, ¿no ves que nos hundimos? ¿No te das cuenta que no nos podemos mantener a flote? ¿No ves que no podemos salir de esta situación? Jesús los reprende, no por llamarlo, sino por no tener fe.

Es posible que usted esté en una situación sobre la cual no tiene control y que de solo pensar en ella se estremezca y tiemble. Tenga por seguro que nuestro Señor tiene poder sobre esa situación particular. Clame a Él y espere con fe. Nuestro Dios tiene el control de todas las situaciones y circunstancias. No tema, ¡crea!

El mundo nos está observando y espera más de nosotros de lo que podemos imaginar. La gente espera que los cristianos vivamos de acuerdo a nuestra fe y que en momentos de crisis mostremos nuestra confianza en el Señor. Los tiempos son malos, pero para los cristianos, en realidad nunca han existido buenos tiempos, ya que nuestra vista debe estar fijada en nuestro Maestro y Él nos dijo que precisamente en el mundo tendríamos aflicción.
--30--
Óscar J. Fernández es Senior Editorial Project Leader para Multi-language Publishing, en LifeWay Church Resources Division, LifeWay Christian Resources en Nashville, TN, es además escritor independiente y estudioso de la Biblia. Su blog http://estudiandolabibliaconoscar.blogspot.com tiene seguidores en 45 países.
Latest Stories
  • 'Staggering' number of believers in China, Christian workers say
  • House churches in China report on rapid growth
  • Russian, Ukraine Baptists voice political divide
  • Oklahoma's DR plans for future growth, impact
  • Church prays & fasts for spiritual awakening
  • 2nd VIEW: Ebola outbreak triggers confusion & concern
  • BP Ledger, July 28,2014
  • FIRST-PERSON: How to be a Bridezilla
  • Add Baptist Press to
    your news reader


       
       


     © Copyright 2014 Baptist Press. All Rights Reserved. Terms of Use.


    Southern Baptist Convention