Alabanza multicultural refleja la eternidad descrita en Apocalipsis 7:9

Por Rachel Cohen y Andrew Rivers, posted Friday, January 03, 2020 (6 months ago)

Un hombre se para a la entrada de una habitación durante una Conferencia Tribal Indígena en el noreste de Brasil.
Foto de IMB
NOTA DEL EDITOR: "Los cristianos alrededor del mundo" es una serie de artículos en los cuales vemos a las iglesias en múltiples naciones seguir la misma misión: hacer discípulos y plantar iglesias entre las personas y lugares aún no alcanzados. Usted puede ver la primera parte en aquí, y la segunda parte en aquí.

RICHMOND, Va., (BP) -- A veces los misioneros dicen que alabar a Dios en un contexto multicultural es un ensayo para la eternidad descrita en Apocalipsis 7:9. Rachel Cohen, una obrera multicultural en el sur de Asia, concuerda con lo anterior. Pero si poder ser honesta, a veces el ensayo le parece muy extraño.

Ella vive en el sur de Asia dentro de una cultura donde la alabanza dura mucho tiempo, es en alto volumen, y -- quizás lo más incómodo para una joven bautista -- es movida. A muchos cristianos surasiáticos les encanta alabar a Dios con lo que llaman "canciones de acción" y alientan la participación entusiasta de todos los presentes, sin excepciones.

Hay movimientos para los pies, aplausos continuos, a veces saltos. Esto resulta extraño para una misionera.

Extraño pero no erróneo. Porque justo como Dios creó a todas las personas para reflejar su imagen multifacética, Él inspira una alabanza que le glorifica a través de un caleidoscopio de culturas.

En la visión de Juan en Apocalipsis 7:9-10, Dios disfruta de su merecida alabanza por parte de todos los pueblos. Así que, para darnos una probadita de esa eternidad gloriosa, hemos reunido muestras en audio de los diferentes estilos de alabanza alrededor del mundo y le pedimos a nuestros misioneros que describan la alabanza en esos contextos. ¡Que más personas se unan a nosotros en este coro mundial de nuestro Creador!

Rusia

Un servicio de alabanza en un contexto ruso es típicamente muy tradicional y estructurado. La instrumentación es sencilla, pero no minimalista: un teclado, guitarra acústica, una maraca, y un cajón.

La canción parece un salmo que dijera, "Alabaré al Señor Jesús/Recordaré todas sus obras/Cantaré aleluya ante Él."

Una de las diferencias descritas por un obrero entre su iglesia en los Estados Unidos y su iglesia entre los rusos es que durante el servicio cualquier persona puede compartir un testimonio personal de la gracia de Dios o describir una oportunidad de evangelismo que hayan tenido.

Tailandia

Un obrero de la Junta de Misiones Internacionales describió la alabanza en su iglesia en Tailandia como "sencilla y apasionada." Cada domingo, un puñado de vocalistas acompañados por una guitarra acústica, un teclado y un cajón dirigen a los fieles en un ritmo de cantos y oraciones, cantos y oraciones.

Ya que la Iglesia de este obrero está en una ciudad constantemente expuesta a extranjeros, provenientes del occidente particularmente, la iglesia ha adoptado una mezcla de cantos locales tailandeses y canciones occidentales traducidas al tailandés. Muchos de nosotros pueden identificar esta canción, cantada en las congregaciones tailandesas.

Nepal

Aunque la cultura histórica de cada pueblo está siendo lentamente remplazada por la juventud "occidentalizada," muchas iglesias en Nepal siguen usando instrumentos e idiomas tradicionales.

Sienten que es importante usar sus propios estilos musicales y danzas para alabar a Dios. Las generaciones más viejas prefieren cantar a Dios con sus propios instrumentos -- la mandolina, el gyumang y la mandala -- y las tonadas musicales con las que crecieron y que aman.

Uno de los obreros entre los pueblos nepalíes dice que la alabanza no está gobernada por el tiempo o por una lista de cantos. En vez de eso, en cualquier momento, cualquier persona puede orar en voz alta, incluso a la mitad de un canto.

A menudo, los congregantes bailan, aplauden y alzan la voz llorando sus oraciones para Dios a través del servicio. En la canción ellos proclaman "Doy mi vida, mi espíritu como alabanza para ti/…/me arrodillo ante ti y beso tus pies. /Que mi vida sea una vida de alabanza para ti."

India

India es un país que gusta del alto volumen, la suntuosidad y la vitalidad, y esas características a menudo acompañan la alabanza en la iglesia, particularmente en las áreas rurales.

Las iglesias que lo pueden costear instalan un sistema de sonido que proyectan las notas electrificadas de los teclados y las guitarras. Una canción puede durar hasta 10 minutos, y se concluye con una oración que la enlaza con la canción siguiente.

A menudo la alabanza ocupa la mitad del servicio que usualmente dura más de dos horas.

Muchos indios se mueven durante la alabanza, ya sea con acciones coreográficas o espontáneamente emergen de un congregante; se dice que el movimiento comunica que alguien está alabando a Dios con todo su corazón, mente, alma y fuerza.

Un ejemplo de una canción durante un servicio de alabanza en India puede verse en aquí.

Turquía

Aunque muchas iglesias turcas entretejen en sus servicios canciones occidentales traducidas, muchas de sus canciones son originalmente turcas.

Las canciones turcas tienden a ser escritas en claves menores, permitiendo que los adoradores a veces canten en tonos que aptamente reflejan el anhelo de su corazón para presentar su lamento y pena ante el Señor. A pesar de esto, los servicios de alabanza turcos no son totalmente sombríos. Los turcos se ponen de pie, elevan las manos y aplauden en ritmo sincopado. La mayoría de las iglesias usan guitarras, una batería, un teclado y a veces un saz, un instrumento tradicional turco.

Esta es una canción de amor -- Del amor de Dios por nosotros y el amor mutuo. Fue tomada de Juan 4:7-11, donde el apóstol les recuerda a los creyentes "amémonos los unos a los otros … Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él."

Ghana

La alabanza musical en los servicios de las iglesias del África Occidental siempre incluye baile expresivo y animado.

La música ghanesa, como la mayoría del África Occidental, se basan primeramente en el ritmo, no en la melodía. Sostienen el ritmo con instrumentos tradicionales como los tambores bongós, maracas o cencerros -- ocasionalmente hay un banjo de dos cuerdas o un violín de una cuerda.

Hoy en día, sin embargo, las iglesias en pueblos y ciudades usan ensambles completos con batería, teclados y guitarras eléctricas.

El video anterior es un ejemplo de un servicio de alabanza en Ghana.

Sudáfrica

La música es una parte integral de la cultura sudafricana. La música en este altamente diverso país puede ser una expresión de comunidad, así que las canciones de alabanza se cantan como una expresión compartida entre un cuerpo de cristianos.

Por ejemplo, un solo vocalista comienza la canción, luego el resto de la congregación termina la frase -- es un patrón que continúa durante toda la canción. Es como una conversación comunitaria con Dios.

Es extremadamente importante tener un buen ritmo, pero los instrumentos son opcionales. Las palabras de esta canción, por ejemplo, se cantan a capella usando aplausos para mantener el ritmo, en vez de una guitarra o tambores.

La canción -- con frases comenzadas por un líder y terminadas por la congregación -- se trata del amor de Dios: "Me despierta de mi sueño (¡es maravilloso!) / no es como el amor del hombre (¡es maravilloso!) / el amor de la gente se acaba, pero el de Jesús no (¡es maravilloso!)."

Brasil

Una familia misionera alaba con una tribu remota que fue evangelizada inicialmente por un misionero alemán en los sesentas.

Muchas de las canciones de alabanza que la tribu aprendió primero era himnos estadounidenses traducidos a los idiomas locales, y esos cantos siguen siendo parte clave de los servicios de alabanza de hoy.

La iglesia que usted escucha en esta canción está buscando diligentemente a la gente fuera de su tribu para compartir el evangelio, así que no es inusual escuchar canciones en tres o cuatro idiomas durante un solo servicio.

Recientemente, la iglesia comenzó a usar una guitarra, una batería y un teclado en vez de los instrumentos exclusivamente locales. La cultura de esta tribu en particular es reservada, callada, así que los servicios de alabanza tienden a ser experiencias melancólicas.

Rachel Cohen escribe para la Junta de Misiones Internacionales (IMB) y sirve en el sur de Asia. Andrew Rivers produjo el video y sirve en el sureste de Asia con la JMI.
¿YA SE SUSCRIBIÓ A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO? Reciba Baptist Press directamente en su buzón de correo electrónico suscribiéndose a nuestro boletín informativo a través de bpnews.net/SubscribeBP.
Download Story