Señor aquí estoy. ¡Envíame a mí!' dice Floyd del puesto en el CE

Por Diana Chandler, posted Thursday, April 11, 2019 (3 months ago)

SPRINGDALE, Ark. (BP) -- Ronnie Floyd le dijo a su esposa Jeana que no se preocupara. Jeana no podía quitarse de encima la sensación de que una de las cinco entidades que buscaban presidente en ese momento reclutaría a su esposo para el mando.

"Estamos felices," la tranquilizó Floyd. "No va a suceder. Dios se está moviendo, todo está bien."

Meses después cuando él y Jeana estaban completando la segunda entrevista de Floyd con el comité de búsqueda encargado de encontrar al nuevo presidente y director ejecutivo del Comité Ejecutivo de la Convención Bautista del Sur (SBC), la conversación entre los esposos con 42 años de casados fue diferente.

"Ella lo dijo bien: 'Nos estamos mudando a Nashville,'" le dijo Floyd a su congregación el 7 de abril. "Y yo le dije que puede que tenga razón."

Al renunciar a su pastorado en Cross Church en el noroeste de Arkansas, Floyd relató un giro providencial improvisto que comenzó antes del otoño de 2018 cuando el CE de la SBC comenzó a seleccionarlo, dependiendo grandemente de los tiempos a solas con el Señor en marzo de 2018.

El 4 de marzo de 2018, dijo Floyd, Dios lo guio a comenzar a orar diariamente Isaías 6:8.

"Hasta el día de hoy, no lo entiendo, pero lo voy entendiendo más y más día a día," dijo Floyd. "Pero Dios comenzó a inculcarme en el corazón que yo necesitaba orar las palabras de Isaías 6:8 día a día. Y por más de 13 [meses] le he dicho esas palabras a Dios cada día. Señor aquí estoy. ¡Envíame a mí!

"Nunca me hubiera imaginado que eso significaría un cambio en mi llamamiento, un cambio en el puesto y un cambio de ubicación."

Floyd consintió el 2 de abril en servir como presidente y director ejecutivo del CE de la SBC, y a renunciar al pastorado que ha tenido casi 33 años.

"La pregunta que me he hecho de vez en cuando: '¿Cómo determino este cambio radical en el llamado, el puesto y la ubicación? ¿Cómo determinas si es la voluntad de Dios para tu vida?'" dijo Floyd. "Tengo una respuesta para eso: Los momentos de Dios -- puntos en el tiempo cuando Dios no solamente definió mi vida, sino también volvió mi vida hacia la dirección de Dios, el plan de Dios y la voluntad de Dios para mi vida."

Él y Jeana buscaron la guía del Señor durante semanas "a un nivel completamente nuevo e intencional como nunca lo habíamos hecho."

Sus oraciones desde el año pasado han incluido:

-- "Padre, me rindo a lo que sea tu voluntad, donde sea tu voluntad y como sea tu voluntad. Que se haga de acuerdo con tu oración y voluntad."

-- "Santo Espíritu, rindo mi voluntad a Jesucristo mi Señor absoluta e irrevocablemente," Floyd tomó prestada una oración de los escritos de Oswald Chambers. "Completa muerte a uno mismo tiene que ocurrir," le dijo Floyd a Cross Church, "para poder realmente oír lo que Dios realmente nos habla."

"Dios nos dio a Jeana y a mí momento tras momento de Dios que nos guio a la voluntad de Dios," le dijo Floyd a su congregación. "Así que acá estamos."

Floyd llamó a esos momentos "piedras conmemorativas," al predicar de Josué 4:1-3 cuando Dios instruyó a Josué que tomara del cauce del río Jordán una piedra por cada una de las 12 tribus de Israel en conmemoración.

Floyd tuvo cirugía reconstructiva el 14 de diciembre para tratar una lesión por cáncer de piel y daño del sol y fue aislado del público durante cinco semanas para permitir que la cirugía sanara apropiadamente. Él hizo un ayuno completo del 1o al 21 de enero y buscó la guía de Dios.

"Toda mi vida era privada: Jesús, Jeana y yo," dijo Floyd en su sermón publicado en la página de Facebook de Cross Church. “Dios usa todas las cosas. ... Dios me fue preparando el corazón para este último llamado de mi vida. Dios usa todo por lo que caminamos en la vida para prepararnos para lo que Él tiene delante de nosotros.”

Dios continuó develándole a Floyd el nuevo llamado para la pareja.

"Dios me colocó [el llamado] en el corazón que había sido envuelto en Isaías 6:8, Señor aquí estoy. ¡Envíame a mí," dijo Floyd. "El 24 de enero, tres días después de que concluí el ayuno, Dios usó dramáticamente en mi vida las palabras de Jesús en Apocalipsis 3:8. ... Luego de nuevo el 7 de marzo de 2019, Dios trajo ese versículo y me confrontó cara a cara."

El 14 de febrero y el 5 de marzo, dijo Floyd, "Dios usó las palabras de Pablo en Hechos 20:22-24 para matar nuestro espíritu y crear el deseo de vivirlo, inclusive tan fuerte como es."

En Arkansas, él y Jeana viven cerca de su hijo Nick, su nuera Meredith, sus nietos Reese, Beckham, Norah y Maya, y ayudan a cuidar a la mamá de Jeana, Effie Thomas de 95 años. Solo hace dos años y medio, él y Jeana vendieron su casa que habían tenido 13 años, compraron una casa vieja y la remodelaron.

"Definitivamente nos encanta. Cada pedacito de ella nos encanta. Es como un retiro cada vez que entramos," dijo Floyd de su casa. "Pero también tuvo que ir al altar. Teníamos que morir a ella, aunque nos encantaba. Se la entregamos al Señor, y en oración el Señor usará a alguien para que la compre de manera que podamos comprar una casa en Nashville, Tennessee."

Floyd predicará su último sermón el 19 de mayo en Cross Church y el 14 de abril revelará el nombre del candidato que lo suceda, con base en consideraciones que él y la iglesia comenzaron hace dos años.

En Nashville, Floyd y Jeana vivirán cerca de su hijo Josh, su nuera Kate, y sus nietos Peyton, Parker y Jack. La madre de Jeana vivirá en una instalación de vivienda asistida en Lubbock, Texas, cerca del hermano de Jeana.

"Tuvimos que trabajar a través de eso, la energía, los recursos, la vida que hemos vivido," dijo Floyd. "Sin embargo, sentimos que esa era la voluntad de Dios."

Floyd anuncio su renuncia conteniendo las lágrimas, y le dijo a su congregación que los amaba. Los miembros se pusieron de pie y aplaudieron.

La “piedra conmemorativa” anterior que compartió Floyd fue colocada durante su discurso presidencial a la SBC el 16 de junio de 2015 en el Centro de Convenciones Columbus, Ohio. Allí, predicó sobre Apocalipsis 3:8, un versículo que también usó al anunciar su renuncia de la Cross Church comisionando a la SBC a hacer la obra del Señor, sin importar el costo.

Hoy, Floyd ve al Señor reiterar sus palabras.

"Es como si el Espíritu de Dios caminara hacia mi oficina y dijera cualquiera que sea el costo, cualquiera que sea el riesgo, esta misión mundial debe ser nuestra prioridad," dijo Floyd. "Ahora es el tiempo de liderar. Y ese día mi propio momento Isaías 6 vivió de nuevo. Señor aquí estoy. ¡Envíame a mí!"

Floyd prometió seguir orando por la iglesia.

"El Señor ha tomado esta gran iglesia que ya estaba acá, y de pie sobre los hombros del pasado hemos visto ahora la mano de Dios hacer milagro tras milagro," dijo Floyd. "Voy a animarlos y a orar por ustedes frecuentemente y estar preparado para ayudarlos de cualquier manera posible.

"Pronto tendrán un nuevo pastor, y les pido ahora, que una vez que me vaya," dijo Floyd, "por favor transfieran su amor y su compromiso a él, desde el momento que la batuta del liderazgo sea pasada de mí hacia él."

Diana Chandler es escritora y editora de asignaciones generales de Baptist Press. BP reporta sobre misiones, ministerio y testimonio llevados adelante mediante el Programa Cooperativo y sobre noticias relacionadas a los intereses de los bautistas del sur nacional y globalmente.
¿YA SE SUSCRIBIÓ A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO? Reciba Baptist Press directamente en su buzón de correo electrónico suscribiéndose a nuestro boletín informativo a través de bpnews.net/SubscribeBP.
Download Story