El tiempo se va y hay que proteger a los 'soñadores', dicen los bautistas del sur a los reporteros

Imagen: iStock/Se requiere permiso de licencia.
WASHINGTON (BP) -- El 29 de noviembre, dos líderes bautistas del sur instaron al Congreso a que actúe pronto y provea una solución a largo plazo para los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños.

Walter Strickland, primer vicepresidente de la Convención Bautista del Sur y Travis Wussow, un bautista especialista en política pública, a través de una conferencia telefónica, solicitaron una solución legislativa ya que se acerca la fecha límite para actuar. La administración Trump anunció el 5 de septiembre que pondría fin al programa que había puesto en pausa la deportación de unas 800,000 personas, pero también instituyó un retraso de seis meses para que el Congreso actúe.

El presidente Obama estableció el programa -- conocido como DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) -- con una orden ejecutiva en el 2012 para proteger a los inmigrantes indocumentados que llegaron a este país antes de cumplir los 16 años. La orden de proteger a los soñadores -- el nombre que nace del título de una propuesta de ley presentada para proteger a esta categoría de inmigrantes -- llegó después que el Congreso fracasó por más de una década en aceptar las propuestas que abordan este asunto.

Los soñadores "se encuentran en un lugar de incertidumbre e inseguridad como resultado de una acción que no es suya," dijo Strickland a los reporteros. "Los seguidores de Jesús tienen el llamado a hacer justicia y amar la misericordia. Esto significa que estar del lado de los soñadores es un trabajo de los cristianos que están buscando hacer justicia."

Los miembros de este grupo de inmigrantes indocumentados "llaman hogar a los Estados Unidos, y son gente que en buena fe se sometieron voluntariamente a un sistema de revisión de trasfondo criminal para seguir siendo aquellos que contribuyen a nuestra sociedad," dijo Strickland, vicepresidente asociado para la diversidad en el reino y profesor de teología en Southeastern Baptist Theological Seminary en Wake Forest, C.N.

Wussow, consejero general y vicepresidente para política pública en la Comisión de Ética y Libertad Religiosa, dijo que este asunto toca las cuatro categorías de la agenda de intereses de los bautistas del sur: (1) la dignidad humana; (2) la familia y el matrimonio; (3) la libertad religiosa; y (4) la justicia.

Se trata de la dignidad humana, dijo Wussow a los reporteros, porque cada persona "es un portador de la imagen de Dios," y es un asunto de justicia para la CELR "porque la Biblia es clara en que no debemos poner en los hijos la responsabilidad de las acciones de sus padres."

Es un asunto sobre la familia, dijo Wussow, ya que todos los soñadores vinieron a este país por sus familias y muchos ahora tienen sus propias familias. La CELR cree que "la política estadounidense debe promover el florecimiento de las familias," dijo.

También crea preocupaciones sobre la libertad religiosa porque "muchas iglesias no están seguras de cómo cuidar, dentro de la ley, a sus prójimos inmigrantes," dijo Wussow a los reporteros.

Wussow llamó al Congreso y a la Casa Blanca a "finalmente servir bien a nuestros prójimos soñadores y no dejar que se escape esta oportunidad."

Los miembros del Congreso han presentado por lo menos seis propuestas de ley que abordan la situación, según la CELR. Sin embargo, ya ha pasado casi la mitad del tiempo que da la administración al Senado y a la Cámara de Representantes para actuar.

El Congreso necesita actuar antes del final del año en lugar de esperar hasta la fecha límite de marzo, según dijo el Foro Nacional sobre la Inmigración -- el cual patrocinó la conferencia telefónica. Pudiera tardarse hasta 7 meses implementar una solución a largo plazo para los soñadores una vez que el Congreso apruebe la medida, según reportaron el FNI y Niskaren Center. En cuanto llegue el 5 de marzo, unas 1,000 personas por día perderán su protección para evitar la deportación, según el reporte.

Los legisladores pudieran detener los actos judiciales sobre la deportación como parte de la legislación que aprueben, según la CELR.

A inicios de octubre, una coalición de líderes evangélicos organizados por Russell Moore, presidente de la CELR, solicitaron una solución al Congreso. Entre los 51 firmantes de una declaración figuraron cuatro de los ex presidentes de la CBS.

Quienes firmaron la declaración dijeron que endosaban "la meta base de la póliza" de DACA "porque creemos que es una categoría especial de inmigrantes que no son culpables legalmente, quien en la mayoría de los casos no cuentan con ningún otro hogar más que los Estados Unidos, y quienes son una bendición para sus comunidades y sus iglesias."

Aquellos que han participado en DACA se han esforzado por educarse, trabajar y pagar impuestos; han servido en las fuerzas militares y se han negado a involucrarse en un crimen, según la declaración. "Una solución para los soñadores, correctamente excluye a aquellos que han cometido crímenes o delitos menores," dicen los firmantes.

José Campo, de 22 años, un recipiente de DACA que asiste a una iglesia bautista del sur en Charlotte, C. N., dijo en la conferencia vía telefónica que está "extremadamente agradecido" por el programa. "Ha cambiado mi vida," dijo Campo, quien fue traído a este país cuando tenía dos meses de edad. "Estoy inmensamente agradecido por lo que este país me ha dado.

"Gracias a DACA, he tenido la oportunidad de sentir lo que es ser un estudiante universitario normal, como cualquiera de mis otros amigos," dijo Campo, estudiante en Wingate University.

Campo dijo que asiste a uno de los campus de Hickory Grove Baptist Church, donde saben qué estatus migratorio tiene. "Me encanta mi iglesia," dijo a los reporteros. "Amo a mi comunidad. Me han apoyado enormemente. Y me han ayudado tremendamente."

En el 2001, los miembros del Congreso propusieron por primera vez la Ley DREAM (Ley de fomento para el progreso, alivio y educación para menores extranjeros) -- de aquí el nombre de soñadores para aquellos dentro de esta categoría de inmigrantes indocumentados. Esta medida fue reintroducida varias veces sin éxito de ser aprobada hasta que Obama dio la orden ejecutiva.

Los mensajeros presentes en la reunión de la CBS en el 2011 aprobaron una resolución sobre la reforma migratoria donde se pedía el avance del Evangelio de Jesús a la vez que se buscaba la justicia y la compasión. La medida instaba al gobierno a que diera prioridad a la seguridad en la frontera y pedir cuentas a los negocios por sus contrataciones de empleados indocumentados. También solicitó que los oficiales públicos establecieran, después de asegurar las fronteras, "un sendero justo y compasivo para obtener el estatus legal, con las medidas de resarcimiento apropiadas, para los inmigrantes indocumentados que ya viven en nuestro país." Específicamente se dijo que la resolución no debería interpretarse como una que apoya la amnistía.

Tom Strode es el corresponsal en jefe del buró en Washington de Baptist Press, la agencia de prensa de la Convención Bautista del Sur.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story