EDITORIAL: El Mensaje de Dios

NOTA DEL EDITOR: La columna First-Person (De primera mano) es parte de la edición de hoy de BP en español. Para ver historias adicionales, vaya a http://www.bpnews.net/espanol.

GRAPEVINE, Texas (BP) -- Cristo sabía muy bien cuál iba ser Su ministerio aquí en esta tierra. Era de proclamar la salvación eterna que son las buenas nuevas de Dios para toda la humanidad. Cristo fue enviado por Dios a este mundo para redimir a un mundo perdido por causa del pecado.

"Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor. Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros." Lucas 4:17-21

Cuando Cristo hablaba a la genta, ellos venían a Él para escuchar el mensaje de Dios. Así debe pasar en nuestras iglesias locales. Personas deben asistir a nuestras iglesias para escuchar la Palabra de Dios y ser ministrados a través de las Escrituras. Pero lamentablemente hoy en día muchas iglesias sólo son centros de información y de mensajes llenos de noticias mundanas. El ministerio de la iglesia local fue establecido para declarar las buenas nuevas de Cristo y de discipular a los creyentes en los caminos de Cristo. Toda proclamación de Dios debe hacerse alrededor de la Palabra de Dios. Desgraciadamente en muchos casos el ministerio de algunas iglesias locales se guía por las filosofías de los hombres y la sabiduría de este mundo. El mensaje de Dios no viene de este mundo sino de lo alto, el cielo.

Hay tres maneras de ver el mensaje de Dios que están basadas en las Escrituras y estas producen una transformación espiritual en la vida de cada persona que recibe el mensaje de Dios.

--Para comprender verdaderamente el mensaje de Dios tenemos que ver hacia adentro. Es un vistazo de una examinación profunda. El primer paso para conocer el mensaje de Dios, las buenas nuevas, es reconocer que somos pecadores y que estamos separados de Dios por el pecado que está en nuestras vidas.

"Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuando todos pecaron." Romanos 5:12

Es necesario reconocer que no hay nada que pueda quitar ese pecado, sólo la justicia de Dios.

"Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él." II Corintios 5:21

--Para comprender verdaderamente el mensaje de Dios tenemos que ver hacia arriba. Es un vistazo de una expectación perfecta. Toda verdad viene de nuestro Padre Celestial que está en los cielos y toda verdad le fue dada a Su Hijo Cristo Jesús. Los que somos salvos en Cristo reconocemos que nuestra verdadera ciudadanía está en los cielos no en esta tierra.

"Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas." Filipenses 3:20-21

--Para comprender verdaderamente el mensaje de Dios tenemos que ver hacia afuera. Es un vistazo que muestra el camino único. La salvación de Dios radica exclusivamente y únicamente en Cristo Jesús y requiere que cada creyente comparta ese mensaje a todos.

"De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida." Juan 5:24

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." Juan 14:6

Tenemos que ser la verdadera luz para este mundo. No podemos guardar exclusivamente el mensaje de Dios sólo para nosotros. Tenemos que compartir el mensaje de Dios claramente y abiertamente con toda persona.

"Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo un almud, sino sobre el candelero, y alumbre a todo los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos." Mateo 5:14-16

Hay que conocer, vivir y compartir el mensaje de Dios con toda persona. ¡Comparta las buenas nuevas con alguien hoy!

Michael Gonzales es Director de los Ministerios Hispanos, Convención de los Bautistas del Sur de Texas, Grapevine, Texas.
Download Story