Niñas asiáticas retribuyen con cartas, dibujos y $4.28

Guna*, 8, pone dinero en un frasco plástico en un centro infantil en Asia del Sur donde ella y otras niñas quieren ayudar a los refugiados sirios y a los sobrevivientes de la sequía en Lesoto. Sus exiguas donaciones se unirán a las de los bautistas del sur para el fondo de Alivio al Hambre Mundial.
Foto cortesía de Goldie Frances* (*Nombres cambiados)
NOTA DEL EDITOR: El Domingo del Hambre Mundial, 8 de octubre, las congregaciones bautistas del sur se centrarán en las preocupaciones por el hambre en toda Norteamérica y alrededor del mundo recibiendo donaciones canalizadas a través de Alivio al Hambre Mundial www.globalhungerrelief.com, que usa el 100 por ciento de cada donación para erradicar el hambre.

ASIA DEL SUR (BP) -- En un salón de clases abarrotado de libros infantiles, una niña de 8 años en Asia del Sur introduce dinero en un frasco plástico.

Estos pocos billetes son preciosos. Su familia no tiene mucho, pero ella está enviando el poquito dinero que tiene a Respuesta Global Bautista (BGR).

"Di dinero para los que no tienen comida," le dice la niña de 8 años a la obrera cristiana Goldie Frances* sobre su deseo de ayudar a los refugiados del Medio Oriente y a los africanos sobrevivientes de la sequía. "Quiero que todos tengan comida."

Es octubre de 2016, justo antes del Domingo del Hambre Mundial. Y Guna*, la niña, le dice a Frances que ella quiere ayudar a los desnutridos porque ella misma ha pasado hambre.

Guna es una de las 18 niñas en el Centro Luz de Vida; muchas de ellas han reunido juntas donaciones para alimentar a los hambrientos. Han recogido el equivalente a $4.28 dólares estadounidenses.

No ha sido fácil. Las niñas viven en un tugurio urbano. Frances, quien administra el Centro Luz de Vida, dice que las casas de sus familias están hechas de bambú, hojalata y lona, con cartón como aislante.

"Es un sacrificio para ellas poder dar cualquier cosa," dice Frances.

Las niñas llegan al centro cinco días a la semana, donde se bañan, comen dos comidas al día y estudian matemáticas, lectura y escritura en inglés. La instalación también ha ofrecido oportunidades educativas a sus madres para que aprendan a leer y escribir en su lenguaje local.

El énfasis del centro en el hambre comenzó porque Frances ha querido que las niñas tengan la experiencia de dar. Ella dice que los maestros de la instalación incorporan las lecciones en los devocionales diarios e historias leídas del sitio web de Respuesta Global Bautista (BGR) acerca de los refugiados sirios que huyen de sus hogares y sobre la gente en Lesoto que sufre por la sequía.

Estas historias son especiales para las niñas porque ellas también recibieron ayuda canalizada a través de BGR no hace mucho tiempo. En 2014, la organización humanitaria proveyó comida para sostener a las estudiantes y sus familias junto con el alquiler y los servicios, las necesidades médicas, los uniformes azules y rosados para las niñas, materiales de estudio y más. Los suministros de comida son provistos a través de Alivio al Hambre Mundial en www.globalhungerrelief.com, que envía el 100 por ciento de todas las donaciones a través de la red de misiones sostenidas por el Programa Cooperativo de los bautistas del sur.

Aprender sobre el hambre en otras tierras les dio a las niñas "un entendimiento y una carga," dice Frances. "Y, ellas realmente quieren orar por la gente en Siria y Lesoto y en cualquier otro lugar que tenga necesidades."

Para llevar la lección aún más allá, Frances dice que ella y otros maestros les han dado a las niñas un frasco. Aquellas que pueden reservar dinero introducen sus donaciones por la abertura en la tapa. Las estudiantes también han hecho dibujos para los refugiados que comunican sus simpatías a través de imágenes de flores y cruces, y han escrito cartas alentadoras.

Algunos de los ocho maestros nacionales de Luz de Vida también han colaborado -- a pesar de que sus ingresos son pocos.

"Di dinero para la comida," Karuna*, la cocinera del centro dice Frances, "y escribí una carta que dice que Dios los bendecirá y ellos estarán bien."

Después de una semana, Frances cuenta los billetes y las monedas locales que hay en el frasco plástico y envía el dinero a Alivio al Hambre Mundial además de los dibujos y las cartas al otro lado del mundo a la sede de BGR en Nashville, Tenn.

Cuando el paquete llega a Nashville, la directora de operaciones de BGR Mary Frances Satterwhite cuidadosamente compagina las páginas de las cartas y los dibujos.

"Solo pensé que era realmente dulce," dice Satterwhite. "Hay niñas pequeñas que están preocupadas por otras personas, cuando ellas mismas, han sido ayudadas."

El director ejecutivo de BGR, Jeff Palmer ha visitado el Centro Luz de Vida y les ha agradecido a las estudiantes sus dibujos, cartas y donaciones. También ha contestado las ansiosas preguntas de las niñas acerca de la condición de los refugiados y de los sobrevivientes de la sequía, y les ha dejado saber que no están solos en sus adversidades o en sus bendiciones.

Nota del editor: BGR, aunque no es una entidad de la Convención Bautista del Sur, sí promueve el Programa Cooperativo y todos los canales y programas de dar de la CBS. Los dólares del PC, por ejemplo, sostienen a los obreros de campo en el extranjero que se asocian con BGR de manera que las donaciones a Alivio al Hambre Mundial además de las donaciones para las necesidades humanas a la Junta de Misiones Internacionales y a BGR son totalmente usadas para los fines previstos.

*Nombres cambiados.

Lily Jameson es escritora del personal de Respuesta Global Bautista. Desde los eventos de esta historia, Guna* ya no asiste al centro. Hoy en día, asisten 19 niñas y hay siete trabajadores nacionales en el personal.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story