El reporte anual de Planned Parenthood observado por los pro-vida

Imagen: iStock/Se requiere permiso de licencia.
WASHINGTON (BP) -- El último reporte anual de Planned Parenthood -- marcado por algunos como un servicio en declive de cuidado de salud de las mujeres -- de nuevo demuestra que el aborto es su prioridad y el desfinanciamiento federal debe ser el resultado, dicen los líderes pro-vida.

Divulgado a finales de mayo, el reporte 2015-2016 de la organización mostró que el más grande proveedor de abortos del país realizó alrededor de 4,300 más procedimientos letales que el año anterior. Mientras su número de abortos se incrementó, Planned Parenthood reportó un declive en servicios tales como cuidado prenatal y exámenes del seno.

Mientras tanto, la sin fines de lucro continuó prosperando financieramente y alcanzó $1.4 billón en total de ingresos.

"Este reporte revela lo que ya es claro de ver: Planned Parenthood no es y nunca ha sido una organización del 'cuidado de la salud,'" le dijo el bautista del sur especialista en ética Russell Moore a Baptist Press en una declaración escrita. "Es una fachada que se aprovecha de las mujeres en crisis, explota familias y devalúa la vida humana.

"Existe no para servir a la mujer sino para impulsar márgenes de ganancia en una industria de muerte," dijo Moore, presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética (ERLC por sus siglas en inglés). "Oro para que los legisladores reconozcan esta crasa injusticia y muestren su cuidado por las mujeres y niños dirigiendo los dineros federales hacia los centros comunales de salud que realmente sirven a las mujeres, no las explotan."

El nuevo reporte "muestra que en términos de consecuencias del embarazo, el casi enfoque exclusivo de Planned Parenthood en los abortos continúa," dijo Chuck Donovan, presidente del Instituto Charlotte Lozier, en un artículo del 1 de junio en National Review. "Los niños nonatos en clínicas afiliadas [a Planned Parenthood] todavía tienen menos de un 4 por ciento de oportunidad de emerger vivos."

Arina Grossu, directora del Centro para la Dignidad Humana del Concejo de Investigación de la Familia, dijo en comentarios escritos: "El resultado es que Planned Parenthood está obteniendo más financiamiento del gobierno y cometiendo más abortos que nunca antes, mientras continúa decreciendo en servicios clave para las mujeres como detección del cáncer, exámenes del seno y servicios prenatales."

Ella añadió: "El tiempo para desfinanciar Planned Parenthood es ahora. Es tiempo de redirigir los fondos a los centros comunitarios de salud que proveen cuidado integral completo a las mujeres y a sus hijos."

Los partidarios de los esfuerzos de detener el financiamiento del Congreso están buscando usar un proyecto de ley de cuidado de la salud u otra legislación para cortar más los fondos federales Planned Parenthood y dirigirlos a centros de salud federalmente calificados que no realicen abortos. La ERLC está conduciendo una campaña publicitaria en línea para aunar apoyo para el desfinanciamiento federal de la organización.

El respaldo al esfuerzo de desfinanciar en el Congreso ha crecido en respuesta al último escándalo para dañar la reputación de Planned Parenthood. Una serie de videos clandestinos primero divulgados en 2015 proveyó evidencia de que Planned Parenthood estaba comerciando partes del cuerpo de bebés abortados, y un video emitido en línea poco antes de la develación del reporte anual de PPFA empañó aún más su imagen pública.

El reporte 2015-2016 de la Federación de Planificación Familiar de EE.UU. (PPFA por sus siglas en inglés) mostró que sus afiliadas realizaron 328,348 abortos durante el año. En 2014-2015, el proveedor líder de abortos del país reportó 323,999 procedimientos.

Durante el año que finalizó el 30 de junio de 2016, PPFA y sus afiliadas recibieron $554.6 millones en subvenciones y reembolsos del gobierno federal y de otros niveles. Ese fue un incremento de cerca de $900,000 en relación al año anterior.

El reporte también mostró que:

-- Los servicios prenatales en casi 650 centros de PPFA declinaron de 17,419 en 2014-2015 a 9,419 en 2015-2016.

-- Los exámenes de los senos disminuyeron de 363,803 a 321,700. (Esta línea en el reporte 2014-2015 fue etiquetada "Exámenes de Senos/Cuidado del Seno.")

Las referencias para adopciones incrementaron de 2,024 a 2,889 pero aun palidecen en comparación con el número de abortos.

Una caída en los servicios de anticonceptivos fue afirmante de la vida: los centros PPFA distribuyeron 767,830 kits de emergencia anticonceptiva en 2015-2016 después de proveer 931,589 el año antes. Los anticonceptivos de emergencia, como Plan B, no solamente pueden restringir la ovulación en una mujer o prevenir la fertilización, sino que pueden bloquear la implementación de un embrión temprano en la pared uterina. El efecto posterior causaría un aborto, señalan los partidarios pro-vida.

El declive de PPFA en los servicios de cuidado de la salud para mujeres comenzó hace más de una década, de acuerdo al Instituto Charlotte Lozier, el cual es la rama de educación e investigación de la Lista Susan B. Anthony. De 2004 a 2016, la detección del cáncer -- incluyendo las pruebas de Papanicolau y los exámenes de los senos -- cayó de más de dos millones a menos de 635,000. Algo de esa caída fue el resultado de un protocolo revisado para las citologías vaginales, reconoció el Instituto Lozier. Las afiliadas de PPFA no realizan mamografías.

Días antes de la divulgación del último reporte de Planned Parenthood, los abogados del Centro para el Progreso Médico (CMP por sus siglas en inglés) publicaron en internet un metraje encubierto de funcionarios de Planned Parenthood que hablaban sobre los abortos por nacimiento parcial usando descripciones horripilantes, reportó, World News Service (WNS). En un video de una reunión de la Federación Nacional del Aborto, Stacy De-Lin de Planned Parenthood de New York City admitió: "Nosotros ciertamente hacemos" abortos por nacimiento parcial, un procedimiento prohibido por la ley federal.

Un juez federal removió el video de YouTube, de acuerdo a WNS.

Otras investigaciones encubiertas de parte de organizaciones pro-vida en los últimos años han mostrado a empleados de Planned Parenthood demostrando disposición para ayudar a los auto declarados traficantes de sexo cuyas prostitutas supuestamente eran jovencitas adolescentes; buscando ocultar alegado abuso sexual de niños; y estando de acuerdo en recibir donaciones designadas para abortos a bebés afroamericanos.

Planned Parenthood, que celebró su 100 aniversario el año pasado, comenzó a existir cuando la especialista en eugenesia Margaret Sanger abrió una clínica de control de natalidad en Brooklyn en 1916. Esta clínica encabezó el negocio de los abortos en este país cuando una afiliada en New York comenzó a realizar los procedimientos en 1970. New York legalizó el aborto ese año, tres años antes de que la Corte Suprema de EE.UU. se trajera abajo todas las prohibiciones estatales del procedimiento.

Tom Strode es el jefe de la oficina en Washington de Baptist Press, el servicio de noticias de la Convención Bautista del Sur.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story