Las carreras de los pastores bivocacionales requieren intencionalidad

Scott Tafoya, pastor bivocacional de la Iglesia Bautista Indian Nations, extiende su ministerio como chofer de autobús escolar, profesor adjunto e instructor profesional.
Foto de Adam Covington/SWBTS.
ALBUQUERQUE, N.M. (BP) -- Ya sea sirviendo como pastor de la Iglesia Bautista Indian Nations, chofer de autobús, profesor o instructor profesional certificado, Scott Tafoya se esfuerza por hacer discípulos en cualquier esfera en la que se encuentre.

Las oportunidades únicas de un pastor bivocacional, dice, "no son, de cierta manera, diferentes a las de cualquier otro cristiano."

"Aunque necesitamos dejar nuestro trabajo en la oficina, a veces," Tafoya dice que el ministerio está "atado a la vida como un todo y realmente no se puede ver completamente separado."

Intencionalmente es su clave para utilizar cada vocación como campo de misión.

Adentro y afuera de la iglesia, dice Tafoya, Dios lo ha guiado "al pilar de ser intencional en la vida" a medida que busca ser sensible al liderazgo del Espíritu Santo.

"Esto incluye las instigaciones del momento además de las instigaciones del propósito de la vida del Señor y el trabajo para mí como individuo," dice Tafoya. "Esta es una tremenda bendición cuando soy un verdadero seguidor de Cristo."

Tafoya fue criado en la Reservación Indígena de Pueblo Santa Clara en New Mexico. Ahí, como resultado de oír y ver el evangelio presentado por dos parejas misioneras influyentes, le dio su vida a Cristo en la Misión India Bautista Santa Clara.

"Yo había oído el mensaje del evangelio, e igual de importante, había visto la diferencia que Cristo hacía en sus vidas -- el gozo, las 'respuestas' a las preguntas de la vida, su amor -- y supe que necesitaba poner mi fe en Cristo," relata Tafoya. "Inclusive hoy, recuerdo el temor de hacer mi decisión por Cristo, pero le confesé mi temor a él mientras todavía estaba en la banca y pronto me encontré en el centro del pasillo caminando hacia mi pastor."

En los años que siguieron a su nuevo nacimiento, Tafoya regularmente realizaba trabajo misionero a través de su iglesia cuando surgían las oportunidades. Para su cuarto año de universidad, se había comenzado a preguntar qué hacer con su vida. La respuesta llegó un domingo durante el servicio de adoración.

"Un misionero extranjero estaba compartiendo un testimonio y el versículo de Isaías 52:7: '¡Qué hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas,' y no pude pensar en nada más que pudiera hacer con mi vida que servir al Señor a tiempo completo en el servicio vocacional," dice Tafoya. "Me preguntaba cómo podría estar seguro. Determiné que tenía solo que dar un paso de fe y decirle a éI: 'En la medida que te mantengas confirmando que hice la elección correcta, continuaré sirviéndote.'

"Y verdaderamente lo ha hecho," dice el pastor bivocacional. "Aunque han llegado malos tiempos, ahí continúa habiendo convicción de la gente a lo largo del camino y también de mi propio corazón."

Tafoya se preparó para su llamado asistiendo al Seminario Teológico Bautista Southwestern, y obtuvo una maestría en teología en 1988. En retrospectiva, dice que sus clases allí fueron "experiencias cima de la montaña."

"Sentarme en clase con profesores que tanto eran educados en campos como arqueología bíblica, griego, hebreo y adoración como en el amor de Dios por los que estábamos estudiando, fortaleció y cimentó mi fe," dice Tafoya. "El trabajo en clase me dio cierto aprendizaje práctico en áreas como predicación y evangelismo que me preparó para el ministerio. La experiencia durante mis años allá me ayudó a informar y conformar mi fe de maneras sutiles que solamente la educación extensiva como la de nuestros seminarios puede proveer."

Tafoya desde entonces ha pastoreado múltiples iglesias pero, a pesar de su deseo de servir al Señor en un ministerio vocacional de tiempo completo, el Señor lo ha usado en una capacidad bivocacional. Como resultado, más allá de actualmente servir como pastor de la Iglesia Bautista Indian Nations y enfocarse en alcanzar a la significativa población nativa americana que vive en el escenario urbano de Albuquerque, Tafoya también trabaja como chofer de autobús del sistema escolar público de la ciudad, profesor adjunto del campus Albuquerque de la Universidad Bautista Wayland, instructor profesional certificado de su propia compañía de entrenamiento: Truth Dancer Coaching.

Aunque la idea de ser completamente sostenido por la iglesia tiene cierto atractivo, Tafoya ha encontrado que ser bivocacional (o "cuádruple" vocacional, por así decirlo) todavía le permite ministrar "a tiempo completo." Su trabajo como chofer de autobús, por ejemplo, lo capacita para ser un testigo cristiano a través del carácter y acciones hacia los estudiantes, facultad y compañeros de las escuelas en las escuelas de Albuquerque.

En su papel como profesor, ayuda a estudiantes con metas educativas de aprender cómo Dios se ha revelado en el Antiguo y en el Nuevo Testamentos. (Tafoya alterna períodos de enseñanza en Introducción al Antiguo Testamento e Introducción al Nuevo Testamento.) Finalmente, como instructor profesional, puede explícitamente señalar a Jesús como el objetivo final para el liderazgo.

Truth Dancer Coaching provee entrenamiento espiritual y liderazgo de los nativoamericanos y etnias indígenas alrededor del mundo. El desarrollo toma lugar principalmente a través del entrenamiento profesional acoplado con la enseñanza y el habla cuando se requieren. Estos servicios son utilizados por líderes tanto de dentro como de afuera de la iglesia y presentan un método único por el cual comunicar la verdad de Dios.

"Estoy equipado para ayudar a la gente a responder a la obra de Dios en sus vidas como instructor, en vez de como 'predicador,'" dice Tafoya señalando que esto abre puertas que de otra manera estarían cerradas. "Si estoy explicando mi filosofía de liderazgo en el contexto de un taller u oratoria, puedo dar testimonio de que Jesús es el principal líder al que trato de seguir."

Al haber ministrado dentro de tan diferentes esferas, Tafoya, de 56 años, permanece "consciente de muchas vidas que he tocado. Una es la de un hombre adulto de los pueblos Laguna Acoma con familia ahora. Él era campista en mi cabina cuando yo era un joven en nuestro Campamento Familia India Bautista de New Mexico. Ahora es un líder activo en la Iglesia Bautista Laguna-Acoma además de en nuestra Asociación de Iglesias Bautistas del Sur Nativa Americanas de New Mexico."

A la luz de su experiencia, Tafoya recomienda que los estudiantes de seminario consideren el ministerio bivocacional, siempre que busquen ser intencionales a lo largo del camino.

"Me doy cuenta que no siempre sabemos cómo será nuestra vida," dice. "No inicié el ministerio intentando que fuera bivocacional. … Pero si vamos a ser intencionales en relación al plan y el trabajo de Dios para nuestra vida incluyendo los aspectos prácticos de proveer para nuestra familia, puede funcionar.

"Otra razón por la que lo recomendaría," añade, "es porque es un gran modelo para otros cristianos en las iglesias que pastoreamos. No hay razón, realmente, para que un pastor 'esté extenuado' por la iglesia cuando otros creyentes están bivocacionalmente siendo ministros del evangelio en la iglesia local también, colaboradores con Cristo y los unos con los otros."

Alex Sibley es director asociado de noticias e información en el Seminario Teológico Bautista Southwestern. Este artículo apareció primero en Southwestern News, la revista del seminario.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story