EDITORIAL: Nuestras diferencias y nuestra misión

RICHMOND, Va. (BP) -- "Jesús: al vecindario y a las naciones" fue el clamor durante la reunión de la Convención Bautista del Sur 2012 en New Orleans. Ese clamor por las misiones y la cooperación encapsula el corazón de los bautistas del sur desde los días de hombres como Jesse Mercer y mujeres como Lottie Moon.

Fue durante la CBS cuando oí al presidente del seminario, Danny Akin decir a un grupo de pastores: "Dentro de la vida bautista del sur tenemos diferentes ideas teológicas. Diferimos en diferentes asuntos, pero concordamos en el evangelio y en la urgencia de las misiones."

Recuerdo haberle dicho a un amigo: esa es la clase de espíritu y liderazgo que necesitamos en nuestras iglesias. Necesitamos unir a la gente en vez de dividirnos por asuntos que no son el evangelio. El evangelio nos hace uno, y el evangelio nos compele a alcanzar nuestro vecindario y las naciones para el Rey Jesús.

Sin embargo, la realidad es que incluso para pecadores redimidos como nosotros, este trabajo de cooperación es desafiante.

Requiere sacrificios personales y humildad; requiere un corazón que sea lento para ofenderse y rápido para perdonar. La cooperación hacia las misiones es como el amor; demanda intencionalidad y paciencia. Puede ser difícil, pero lo podemos hacer. Amamos porque hemos sido amados por Dios. Vamos porque él vino. Y ese amor salvador nos compele a hablarles a otros del amor divino.

Por eso es que buscamos trabajar con aquellos que pueden diferir con nosotros en asuntos no relacionados al evangelio o a la iglesia. Juntos podemos lograr mucho más de lo que podemos lograr por nosotros mismos. Puede ser desorganizado, pero es glorioso. Puede ser doloroso, pero es gratificante.

Los bautistas del sur debemos tener en mente que la vida cristiana es una vida de arrepentimiento. Y un espíritu de arrepentimiento debe marcar nuestras interacciones dentro de nuestras iglesias locales y actividades de la denominación. Amémonos unos a otros porque podemos. Cooperamos por algo que es mayor que nosotros mismos: la gloria del Trino Dios entre las naciones.

Trabajemos juntos sabiendo que nuestro ministerio no solo impactará los siguientes 10 años, sino los siguientes 10,000 años y más.

Edgar Aponte (@EdgarRAponte) es el vicepresidente de movilización de la Junta de Misiones Internacionales.
Obtenga los encabezados de Baptist Press y las últimas noticias en Twitter (, en Facebook ( y en su correo electrónico (.
Download Story