Iglesias dañadas por el fuego: Dios todavía está con nosotros

GATLINBURG, Tennessee (BP) -- Los pastores de tres iglesias cuyos edificios recibieron daños importantes en los incendios en Gatlinburg, Tennessee, el 28 de noviembre dicen que Dios está obrando en sus congregaciones a pesar de la tristeza y la tragedia.

El edificio de jóvenes de la Iglesia Bautista First en Gatlinburg, Tennessee, se quemó completamente, pero su edificio principal sobrevivió.
Foto de Larry Burcham
Mientras tanto, el director ejecutivo de la Convención Bautista de Tennessee, Randy Davis ha hecho un llamado a orar en medio de los continuos esfuerzos ministeriales de los trabajadores de Ayuda en Desastres de los Bautistas de Tennessee.

Cerca de 6.000 hectáreas en el área del centro de recreo de Gatlinburg y sus alrededores se han quemado hasta ahora, con cuatro muertes reportadas y "cientos de estructuras y casas" destruidas, reportó WBIR TV de Knoxville.

Larry Burcham, pastor de la Iglesia Bautista First en Gatlinburg, dijo que es "asombroso" que el centro de adoración de la congregación no se quemara cuando el fuego consumió un motel renovado al lado que la iglesia usaba como bodega, ministerio juvenil y residencia del custodio.

"Los bomberos hicieron algún trabajo extra especial allá y salvaron el edificio de la iglesia," le dijo Burcham a Baptist Press. "Todavía no estoy seguro cómo."

Burcham ha hablado con cerca de una docena de miembros de la iglesia que perdieron sus casas en el incendio, incluyendo al alcalde de Gatlinburg, y a la gestora municipal Cindy Ogle.

"Las personas acá son muy tenaces," dijo Burcham, "y obviamente están en contacto con la realidad lo suficiente que esto duele y desanima. Sin embargo, creen asimismo que Dios todavía está con nosotros, y camina con nosotros a través de esta situación."

El pastor Kim McCroskey de la Iglesia Bautista Roaring Fork, que perdió totalmente las instalaciones por el fuego, dijo que espera que el reavivamiento que ha estado ocurriendo en medio de la congregación continúe.

Roaring Fork, la cual tiene una asistencia promedio de 230 en los cultos, bautizó a 29 personas el año pasado y aproximadamente a 10 durante los primeros tres meses de su actual año eclesiástico, dijo McCroskey. La congregación ha saldado $700.000 de deuda durante ocho años.

Las personas están "siendo salvadas y serán bautizadas en riachuelos y ríos y bautisterios prestados hasta que tengamos de nuevo nuestro edificio," le dijo McCroskey a BP.

Él espera que los dos edificios que fueron destruidos sean reedificados al cabo de un año. En el futuro cercano, la congregación planea reunirse en una instalación de campamento propiedad de la local Asociación de Bautistas del Condado Sevier.

"Hemos tenido problemas de sobrepoblación durante los últimos años, con personas que tienen que buscar asientos," dijo McCroskey, e indicó que la congregación había estado ahorrando para construir un nuevo centro de adoración. "Ahora tendremos que tener cuidado de eso. Solamente tenemos que permanecer fuertes y enfocados."

El pastor Pete Lamon de la Iglesia Bautista Banner, quien perdió su salón de compañerismo y sufrió daños en otros dos edificios, dijo que su actual serie de sermones sobre el libro de Job del Antiguo Testamento ha probado ser "casi profético."

"El título de mi serie fue 'Cuando las tormentas de la vida están embravecidas,' y todo el punto es cómo lidiar con los tiempos difíciles," le dijo Lamon a BP. "...Nunca nos imaginamos eso en este contexto."

Exbombero voluntario que sirvió 10 años como asistente del jefe del Departamento de Bomberos de Gatlinburg, Lamon dijo que el pequeño edificio de Escuela Dominical tuvo "algún daño exterior." El humo dañó el santuario que probablemente tomará de tres a cuatro semanas para reparar.

Entretanto, la congregación ubicará un lugar temporal de reunión, dijo Lamon.

El fuego parece ser "algo que nos fortalecerá como congregación," dijo Lamon. "Como la mayoría de las iglesias, los tiempos difíciles unen a las personas. Ellos comenzaron a trabajar juntos, y se dan cuenta cuánto se necesitan los unos a los otros."

Davis, quien pastoreó 10 años en el condado Sevier antes de convertirse en director ejecutivo de CBT, escribió en una declaración el 29 de noviembre que su "corazón está roto por la gente de Gatlinburg y sus alrededores."

"No obstante, ustedes se enorgullecerán de saber que al cabo de 24 horas [de la destrucción], los equipos de Alivio en Desastres Bautista de Tennessee se movilizaron y estuvieron en el sitio sirviendo a los evacuados y a otros," escribió Davis. "Hay unidades de alimentación y capellanes en la escena y más equipos están organizándose para salir."

"Sobre todo," Davis llamó a los creyentes a orar por las personas en las áreas afectadas, y señaló: "El impacto emocional, físico y económico de este evento es enorme. Necesitamos que nuestro gran Dios derrame su misericordia y gracia en esta situación."

Las unidades de AD Bautista de Tennessee han suspendido una operación de alimentación por lo menos temporalmente debido a que los restaurantes locales han estado donando comida, le dijo Wes Jones, especialista de ayuda en desastre de CBT a BP. Los trabajadores de AD alimentarán, sin embargo, 175 cuadrillas de la Guardia Nacional el miércoles y jueves.

Tres unidades de duchas estaban programadas para llegar al condado Sevier el 30 de noviembre para el uso de las personas desplazadas, dijo Jones. Cuadrillas de valoración de daños esperan comenzar el trabajo pronto, con equipos de motosierras, equipos de remoción de ceniza, y unidades de lavandería que se desplegarán también.

David Roach es el corresponsal nacional en jefe de Baptist Press, el servicio de noticias de la Convención Bautista del Sur.
Download Story