Abuso de opiáceos se torna congresal, respuesta cristiana

Por Daniel Woodman, posted Friday, July 29, 2016 (2 years ago)

NASHVILLE (BP) -- Como consecuencia de la medida de prevención contra el abuso opiáceo aprobada por el Congreso, los cristianos están encontrando nuevas maneras de combatir la crisis junto al nuevo proyecto de ley.

Gary Robbins, pastor de la Iglesia Bautista East Williamson en West Virginia, describió el abuso de opiáceos como un problema extendido que necesita ser abordado.

"Casi en todo lugar en el que he estado ha habido un problema. Ha golpeado por todas partes," dijo Robbins.

Los opiáceos son medicamentos que alivian el dolor reduciendo la intensidad de las señales del dolor que llegan al cerebro. Uno de los medicamentos clasificado como opiáceo es la morfina, la cual es comúnmente sintetizada y usada para hacer heroína, una de las drogas más adictivas que hay disponibles, de acuerdo al Instituto Naciones sobre el Abuso de Drogas.

La Ley de la Extensa Adicción y Recuperación, aprobada por el Senado el 13 de julio y por la Casa una semana antes, incrementará los fondos para los programas de abuso y para hacer medicinas que combatan la adicción y que sean más fácilmente disponibles.

La ley "atenderá el lado destructivo del uso de los opiáceos" y proveerá a doctores y pacientes más recursos, dijo Barrett Duke, vicepresidente de política pública e investigación de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética Bautista del Sur.

"Hay algo en esta ley para cada clase de consumidores de opiáceos," dijo Duke. "La persona con dolor tendrá más recursos para aplicar con seguridad la responsabilidad y el uso apropiado de estas drogas para lidiar con las necesidades legítimas.

"Otros que usan estas drogas para disfrazar los efectos del dolor emocional, psicológico o espiritual encontrarán más recursos disponibles que los ayuden a lidiar con sus verdaderas necesidades," dijo Duke.

Los abusadores de los opiáceos también enfrentarán más obstáculos cuando traten de obtener las drogas, señaló y dijo que la ley "además nos ayudará a todos nosotros."

"Millones de personas han sido ayudadas por la capacidad de los opiáceos de aliviar el dolor," dijo Duke. "Sin embargo, a muchos de esos millones, una forma de dolor les ha sido reemplazada por el dolor y la destrucción de la adicción. La adicción a los opiáceos es real y mortal…la gente que batalla con la adicción a una droga que una vez fue de gran ayuda pronto tendrá más ayuda al reivindicar su vida."

Localmente, proveer comida y transporte son dos modos que Gary Robbins usa para ministrar y aconsejar a los abusadores de opiáceos en su ciudad.

"Vamos con consejería, tratamos de animarlos, y tratamos de mostrarles la clase de efecto que esto está teniendo en sus hijos y en la sociedad; tratamos de darles todo el paquete," dijo el pastor.

La Convención Bautista del Sur de West Virginia adoptó una resolución en 2015 que insta "a cada cristiano fiel a sobrellevar una responsabilidad concreta para lograr una solución exitosa" al problema del abuso de drogas. Los mensajeros prometieron "abstención total" de alcohol y drogas ilegales y prometieron nunca abusar de medicinas recetadas.

Partiendo de la resolución, Robbins cree que la verdadera respuesta a la crisis opiácea yace dentro del poder del evangelio.

"Nuestra única esperanza es un corazón cambiado. Dios va a tener que hacer eso. Solamente confiamos en el Señor. Una de las cosas que nuestras iglesias van a tener que superar es condenar a esas personas y tratarlas como si no pudieran ser alcanzadas. No tenemos que aprobarlo, pero tenemos que amarlos."

El abuso de opiáceos también es una gran preocupación en New Hampshire, de acuerdo a Rich Chegg, director estatal de misiones. El estado clasifica como el segundo peor cuando se trata de proveer tratamiento para abuso a aquellos que lo necesitan, de acuerdo a un reporte de 2014 del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

"Hemos visto un enorme incremento en el número de adictos a la heroína en nuestra pequeña ciudad de Manchester," dijo Chegg. "La triste realidad es que cuando vas de camino al supermercado, típicamente verás a algunos adictos a la heroína en la calle. El número de personas que mendigan se ha incrementado drásticamente.

"Nosotros también somos padres sustitutos y la crisis opiácea ha abrumado semanalmente el sistema de cuidado sustituto," dijo Chegg. "Recibimos llamadas o correos electrónicos acerca de niños en necesidad de hogar debido a esta crisis."

Es necesario que la iglesia se involucre, dijo Chegg, y su rol es crucial.

"La iglesia debe apoyar el trabajo adoptivo y sustituto dentro de sus comunidades. Ahora mismo el sistema está muy sobrecargado…Para aquellos que luchan contra la adicción, la iglesia puede ayudar a proveer recursos y apoyo con programas espirituales de rehabilitación de drogas. Comprométase a orar por aquellos que luchan contra las drogas. Y présteles un oído atento a las familias que están heridas. Antes de realizar el funeral de un joven que muera por sobredosis de heroína, es vital que la familia esté rodeada de una iglesia amorosa que le provea apoyo y amor," dijo Chegg.

La Convención Bautista del Sur aprobó una resolución en 1997 que estableció que "debido a nuestro deseo de proveer un buen ejemplo a aquellos que amamos, particularmente a los jóvenes, prometemos abstenernos de toda bebida alcohólica y toda droga ilegal, y además prometemos nunca abusar de medicamentos recetados por doctores o vendidos sin receta."

Los mensajeros también prometieron un "involucramiento activo en el esfuerzo de librar a nuestro país del abuso de las drogas" y a "realzar la concientización del problema y sus consecuencias y animar a nuestros líderes cristianos y a las entidades de la Convención Bautista del Sur a ministrar a aquellos lastimados por el abuso de las drogas."

Daniel Woodman es pasante de verano en Baptist Press y estudiante de la Universidad de Missouri.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story