El gobernador de Carolina del Norte defiende la ley de los baños en proceso de demanda

Por Tom Strode, posted Friday, May 13, 2016 (3 years ago)

WASHINGTON (BP) -- El gobernador de Carolina del Norte fue a la corte federal el lunes (9 de mayo) para defender la nueva ley de la privacidad en los baños de su estado en contra de una amenaza de la administración Obama.

El litigio del gobernador Pat McCrory le pide a un juez que declare que la Ley de Seguridad y Privacidad de las Instalaciones Públicas, también conocida como H.B. 2, no viola las protecciones antidiscriminatorias federales al requerir que los individuos en los edificios gubernamentales usen los baños correspondientes al sexo que aparece en su certificado de nacimiento.

El Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) les había escrito a McCrory y a otros dos funcionarios estatales el 4 de mayo que hacer valer la H.B. 2 violaba la ley federal. Amenazaba con una demanda –- y aparentemente la pérdida de millones de dólares en asistencia de educación federal –- si Carolina del Norte no indicaba para el 9 de mayo su intención de cambiar la medida del uso de los baños.

Líderes en la Convención Bautista del Sur y en el estado acogieron la acción de McCrory.

Russell Moore, presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética de los Bautistas del Sur, llamó la ley de Carolina del Norte "una medida de sentido común que protege a los individuos además de a la conciencia."

"Contrario a lo que la Casa Blanca ha dicho, el proyecto de ley de Carolina del Norte no es discriminatorio ni está lleno de odio," dijo Moore en comentarios escritos a Baptist Press. "La intimidación a la legislatura estatal por parte del gobierno federal es el gobierno involucrándose en la guerra de la cultura, y los derechos de aquellos que disienten con la principal opinión cultural deben ser protegidos."

Tami Fitzgerald, directora ejecutiva de la Coalición de Valores de Carolina del Norte, dijo en una declaración escrita: "No es el papel del gobierno federal ordenar políticas radicales y extremas del uso del baño a un estado como Carolina del Norte forzando a nuestros ciudadanos a darles acceso a los hombres a baños, duchas, vestidores de mujeres y de niñas."

Tami Fitzgerald, bautista del sur, describió la demanda de McCrory como un "acercamiento de sentido común" que solicita "que un juez federal determine si la administración Obama puede unilateralmente cambiar el significado del término 'sexo' en las leyes antidiscriminatorias de nuestro país para incluir transexual."

En su carta, el DOJ decía que las leyes federales que la medida de Carolina del Norte viola incluyen el Título VII de la Ley de Derechos Civiles y la Ley de Reautorización de la Violencia en contra de las Mujeres (VAWA por sus siglas en inglés).

Carolina del Norte "está involucrándose en un patrón o práctica de discriminación en contra de los empleados estatales transexuales," decía la carta. La ley, que entró en efecto el 23 de marzo, "es facialmente discriminatoria en contra de los empleados transexuales con base en el sexo," de acuerdo a la carta.

"Bajo la H.B. 2, los empleados estatales que no sean transexuales pueden entrar a los baños y a los vestidores que sean consistentes con su identidad genérica en los edificios públicos, mientras que los empleados estatales transexuales no pueden."

Una decisión de abril hecha por la Corte de Apelaciones del Cuarto Distrito de EE.UU. en Richmond, Virginia, precedió las cartas del Departamento de Justicia. El panel de la corte de apelaciones mantuvo que la ley federal podría ser interpretada para incluir discriminación de identidad de género.

La demanda de McCrory decía que el estado "no amenaza a los empleados transexuales diferentemente de a los empleados que no son transexuales. A todos los empleados estatales se les requiere usar el baño y los vestidores asignados a personas de su mismo sexo biológico, sin tener en cuenta su identidad genérica, o estatus transexual."

La demanda decía que el gobierno ha dirigido a las agencias estatales a proveer acomodo razonable ofreciendo baños individuales.

McCrory y su codemandante, el secretario de seguridad pública Frank Perry, "desean implementar políticas estatales que protejan los derechos de privacidad corporal de los empleados del estado en baños y vestidores," de acuerdo a la demanda. "Los querellantes también desean acomodar las necesidades de los empleados estatales con base en circunstancias especiales, incluyendo pero no limitado a empleados transexuales."

En una declaración escrita del 9 de mayo, McCrory dijo: "La administración Obama está eludiendo al Congreso al intentar reescribir la ley y establecer las políticas de los baños para los empleados públicos y privados en todo el país, no solamente Carolina del Norte. Este es ahora un asunto nacional que aplica a cada estado y necesita ser resuelto a nivel federal."

El DOJ envió cartas no solamente a McCrory y Perry sino también a la presidenta de la Universidad de Carolina del Norte, Margaret Spellings.

Varios músicos – incluyendo a Bruce Springsteen y la banda Pearl Jam – han cancelado conciertos en Carolina del Norte desde que la H.B. 2 fue promulgada, y PayPal y Deutsche Bank han detenido añadir empleados en el estado.

Tom Strode es el jefe de la oficina en Washington de Baptist Press, el servicio de noticias de la Convención Bautista del Sur. Con reportaje de David Roach, corresponsal nacional en jefe de BP. BP reporta sobre el avance de misiones, ministerio y testimonio a través del Programa Cooperativo y sobre noticias relacionadas a los intereses bautistas del sur nacional y globalmente.
Download Story