Pujols de Todos Estrellas anclado por la fe

Por Daniel Woodman, posted Friday, July 17, 2015 (4 years ago)

Captura de pantalla de MLB.com.
 
CINCINNATI (BP) -- Creció jugando a agarrar la pelota como cualquier otro chico, excepto que él usaba limas en vez de pelotas de béisbol y un cartón de leche en vez de guante. A menudo miraba a su papá jugar softbol y lo cargaba a la casa cuando se emborrachaba después de los juegos.

La vida en República Dominicana no era fácil para Albert Pujols, pero ahora el 10 veces Todos Estrellas se ha dado cuenta que Dios tenía un plan para él desde el principio.

"Dios me ha dado la habilidad de tener éxito en el juego de béisbol," escribió Pujols en un testimonio publicado en el sitio web de su fundación. "Pero el béisbol no es el fin; el béisbol es el medio por el cual mi esposa…y yo glorificamos a Dios. El béisbol es simplemente mi plataforma para elevar a Jesucristo, mi Señor y Salvador."

La vida temprana de Pujols, como lo dijo Joe Posnanski en Sports Illustrated en 2009, era la típica de un joven dominicano. Alrededor del 50 por ciento de los niños de la nación viven en la pobreza, de acuerdo a un estudio de 2013 publicado por el Fondo para los Niños de las Naciones Unidas.

Pujols y su familia se trasladaron a New York en 1996 en busca de un mejor futuro, pero la visión de EE.UU. de la familia se vio afectada cuando Pujols fue testigo de un tiroteo en una tienda de comestibles, lo que obligó a la familia a trasladarse a Independence, Missouri.

Albert Pujols abraza a Champ Pederson durante el Home Run Derby el lunes (13 de julio). Champ Pederson dice que él es un gran fanático de Pujols, quien fue noqueado del derbi por el hermano de Champ, Joc.
Captura de pantalla de MLB.com.
Luego de una corta temporada en el Colegio Comunitario Maple Woods en el área de Kansas City, Pujols hizo oficial su elegibilidad amateur para las Ligas Mayores de Béisbol de 1999. Él no estaba en el radar de muchos equipos como elegible, de acuerdo al cazatalentos de los Medias Rojas, Ernie Jacobs.

"La gente no estaba segura qué edad tendría el hombre. Se asumía que lo que él dijera era verdad, pero no tenía un gran cuerpo y su balanceo era un poco largo... Había un par de cazatalentos a quienes él les agradaba, que pensaban que él podría subir alto, pero había muchos que no," dijo Jacobs en un artículo del Boston Globe en 2006.

En medio de las dudas que rodeaban a Pujols que lo encaminaban a ser elegible, pudo contestar algunas de sus propias dudas. En noviembre de 1998, confió en Jesús como su Señor y Salvador justo meses antes de ser elegible.

La futura esposa de Pujols jugó un papel importante en su conversión.

"En la primavera de 1998, la que pronto sería mi esposa, Deidre, comenzó a compartir conmigo el amor de Jesús. El momento más emocionante fue cuando le pedí a Jesucristo que viniera a mi vida. Si no fuera por Jesús, no estaría donde estoy ahora y mi vida no tendría propósito," escribió Pujols en su testimonio.

Se casaron en el 2000 y juntos cuidaron a la niña de Deidre de otra relación, Isabella, quien nació con síndrome de Down. Isabella se volvió un símbolo de esperanza para los Pujols, que luego crearon la Fundación Familia Pujols para promover la concientización del síndrome de Down.

De camino a ser elegible como cristiano nacido de nuevo, Pujols fue seleccionado por los Cardenales de San Luis, en la 13ª ronda como el 402º seleccionado.

Después de nueve apariciones en Todos Estrellas -- más que cualquiera de los 401 jugadores seleccionados antes que él -- muchos analistas y fanáticos creyeron que Pujols vestiría el rojo de los Cardenales durante el resto de sus días como jugador. Sin embargo, eso no fue lo que pasó cuando dejó el San Luis en 2011 por los Ángeles de Los Ángeles.

Muchos criticaron la decisión de Pujols, y muchos fueron más allá al sugerir que su talento no era todo natural, incluyendo al excardenal Jack Clark, quien acusó a Pujols de usar esteroides.

"Sé a ciencia cierta que usaba [esteroides]. El entrenador que trabajaba con él, lo expulsó de la práctica de bateo, de Kansas City, que lo entrenaba cada día, básicamente me dijo que eso fue lo que hacía," dijo Clark en un programa de radio en 2013.

Pujols respondió a las acusaciones de Clark sosteniendo que su compromiso con Dios pasaría por encima de cualquier deseo de tomar esteroides.

"¿Por qué habría de hacerle eso a mi familia? ¿Por qué le haría algo así a Dios? ¿Por qué le haría algo así a mi equipo?" preguntó Pujols en ese momento, de acuerdo al St. Louis Post-Dispatch.

Clark luego se retractó de su afirmación después de que el entrenador que él mencionó negó nunca haber hablado con Clark, reportó el New York Daily News.

La crítica a Pujols persistió cuando las lesiones plagaron sus primeros años con los Ángeles. Muchos medios lamentaban el declive de la superestrella, donde Fox Sports llamaba su tiempo en Los Angeles una "severa desilusión" y un "desastre."

Luego de la crítica, Pujols se encuentra en un punto familiar esta semana: el Juego de las Estrellas. A sus 15 años como veterano actualmente va camino de emparejar la producción que tuvo durante el florecimiento de su carrera.

Al hablar sobre la crítica que lo ha perseguido largamente, Pujols todavía apunta hacia su fe.

Pujols comenzará en primera base en el Juego de las Estrellas de esta noche (14 de julio) en el Great American Ball Park de Cincinnati.

El pasante de Baptist Press, Daniel Woodman es estudiante de periodismo en la Universidad de Missouri. La fe de Pujols y la historia de su vida están más ampliamente documentadas en "Pujols: Más allá del béisbol" de Scott Lamb y Tim Ellsworth.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter (, Facebook ( y en su correo electrónico (.
Download Story