EDITORIAL: Entendiendo el Plan de Dios para tu Matrimonio

by Rafael Gutierrez, posted Friday, February 14, 2014 (9 months ago)

NOTA DEL EDITOR: La columna First-Person (De primera mano) es parte de la edición de hoy de BP en español. Para ver historias adicionales, vaya a

http://www.bpnews.net/espanol

EL CAJON, Calif. (BP) -- Comencemos estableciendo el hecho de que cada matrimonio es único y que tiene sus propios retos. También partimos del principio que la Palabra de Dios tiene las respuestas a todas nuestras preguntas, pues estamos convencidos que Cristo tiene la solución a TODOS nuestros problemas, sean cuales fueren. Creemos en verdad que hay esperanza para todo matrimonio esté en la situación que esté si tan solo buscamos con sinceridad lo que Dios tiene para nosotros. Y es que debemos comenzar poniendo el fundamento de un matrimonio bíblico debido a que Dios es el Autor del mismo.

Cuatro aspectos fundamentales en cuanto al matrimonio bíblico:

1. El matrimonio fue Diseñado por Dios. El matrimonio tiene su origen en Dios como Creador. "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó." (Génesis 1:27). Dios estableció la familia, el hogar, el matrimonio, como una institución para preservar a la raza humana, la sociedad, y lo hizo a través de crear a la primera pareja humana formada de un hombre (Adán) y una mujer (Eva). Aún más, según el profeta Malaquías uno de los propósitos principales de Dios al formar de la costilla de Adán a Eva era el de preservar la fe de su pueblo: "¿No hizo el uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios." (Malaquías 2:15). Dios siempre pensó en bendecir al mundo a través de la familia cristiana consagrada para Él. Por eso piénsalo y entiéndelo: Tu familia es muy importante para el Reino de Dios. Dios espera que los miembros de tu familia (y tú desde luego), le sirvan a Él.

2. El matrimonio es para que encontremos plenitud. El matrimonio diseñado por Dios es para ayudarte a encontrar tu ayuda idónea en la vida: "Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él." (Génesis 2:18) Aquí podemos ver que la intención de Dios para la pareja es que la experiencia sea: buena, satisfactoria, y plena. Tu pareja es tu complemento, tu otra mitad. En verdad los esposos se complementan. La expresión "ayuda idónea" significa la ayuda ideal para la persona. Cuando la pareja es idónea se complementan y ayudan en todo: en el hogar, en las tareas, en el trabajo, en la crianza de los hijos, en lo personal, en lo íntimo, y en el servicio del reino de Dios.

3. El matrimonio es para que dure toda la vida. El deseo de Dios acerca de la unión matrimonial es que sea para toda la vida. "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Génesis 2:24). De acuerdo al plan de Dios estas dos personas se convierten en una debido al alto grado de unidad e identidad que llegan a tener; se convierten en una sola carne, tanto en lo físico como en lo espiritual y moral; este plan de Dios es para toda la vida. Lo cual nos lleva al cuarto y último punto.

4. El matrimonio requiere fidelidad mutua. El mandato de Dios para el matrimonio es que haya fidelidad de parte de los dos. "No codiciarás…la mujer de tu prójimo" (Éxodo 20:17). Esto lo dice Dios en Su Palabra. Este mandamiento divino tiene el propósito de conservar la unidad en la pareja (nótese que Dios da este mandamiento dirigido al varón). También nos advierte el escritor inspirado de Hebreos que: "Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios." (Hebreos 13:4). La infidelidad indudablemente derrumba las paredes que sostienen el hogar. Desde el principio Dios tuvo en mente la pareja, y la fidelidad en la pareja. Siempre fue y ha sido ese el plan de Dios para la humanidad: un hombre para una mujer. Y luego, Cristo añadió: Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por lo tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Mateo 19:6). Hoy día, vemos que por todas partes no se respeta este principio establecido por Cristo y las consecuencias no se han hecho esperar en nuestra sociedad. La unión libre es un suicidio para el compromiso matrimonial, y el divorcio va totalmente en contra del corazón de Dios en cuanto a la unión matrimonial. Pudiera ser que personas que estén o hayan pasado por alguna de estas experiencias difíciles estén leyendo estas líneas. Entendemos que las experiencias vividas son únicas para cada persona y que no podemos hacer juicios ligeros. Sin embargo, creo el lector le dará la razón a la Biblia en cuanto a lo que es mejor e ideal para el matrimonio.

Resumamos entonces estos cuatro aspectos fundamentales en cuanto al plan de Dios para tu matrimonio con lo siguiente: "El matrimonio diseñado por Dios es para que podamos encontrar plenitud durante toda la vida de casados viviendo en mutua fidelidad." La promesa de Dios es, que al poner esto en práctica en la pareja, tendremos la vida abundante que Dios desea para cada uno de nosotros en cuanto al matrimonio. ¡Mi oración es que Dios bendiga tu matrimonio, tu familia, y tu hogar!


Rafael Gutiérrez es pastor de la Iglesia Bautista Pan de Vida en Cottonwood Heights, Utah, y director y profesor del Seminario Bíblico de Capacitación de Salt Lake City, afiliado con Equip Bible Institute de El Cajon, California.

Download Story