Life Chain continúa orando por los EE UU para poner fin al aborto

YUBA CITY, Calif. (BP)—La apremiante necesidad de rescatar a los bebés nonatos reside en el corazón de otra vigilia de Life Chain el 6 de octubre.

Durante 26 años, la gente ha estado mostrando pancartas pacíficamente por las calles en las ciudades y pueblos, a la vez que oran para poner fin al aborto. Más de un millón de participantes en los Estados Unidos y Canadá fueron movilizados hasta que los organizadores dejaron de llevar el conteo a inicios de la década de 1990 para enfocarse solamente en la oración. El evento se realiza el primer domingo de octubre, junto con otros eventos similares de Life Chains en otros países a diferentes horas.

"Los abortos siguen siendo numerosos" mientras que demasiadas iglesias siguen siendo apáticas, dijo Royce Dunn, fundador y director de Life Chain (lifechain.net) y un bautista laico de Yuba City, California. "Por eso lo hacemos. También tenemos la meta de rescatar a una nación. La iglesia debe descubrir y discernir el holocausto."

Life Chain nació en California, con miles de participantes procedentes desde Sacramento hasta San Diego y se dio a conocer nacionalmente en 1991 con una presencia en 373 lugares y 771,000 participantes dispersos por todo el país. En 1992 el total alcanzó más de 800 lugares en EE UU y 975,000 participantes junto con 97 cadenas y 80,000 personas en Canadá, aunque los números actuales con considerablemente menores.

"Life Chain es un llamado para la iglesia a través del liderazgo pastoral," señaló Dunn. "Está orientada en la iglesia y enfocada en el pastor. Se insta a los pastores a que preparen a su pueblo y los dirijan hacía una cadena. Los participantes solamente tienen que aislarse por 90 minutos. Si hacen eso con su pastor, será una experiencia muy, muy significativa."

Joe Gooodson, un ministro bautista del sur en Texas, ha visto que Life Chain funciona muy bien en su estado. Él mismo ha participado varios años desde que era un seminarista, luego pastor de jóvenes y luego pastor principal. Este año se unirá a la cadena de Temple/Benton.

En los últimos meses, la batalla en la legislatura en Austin sobre una propuesta de ley que restringiría los abortos, es una motivación especial detrás de la participación de Goodson en Life Chain este año.

"Fue un conflicto intenso entre la luz y las tinieblas, y la ceguera espiritual y la oscuridad sobre nuestra nación y cultura, era casi palpable en ocasiones," dijo Goodson. "El intento por proteger a los niños nonatos fue calumniado como algo malvado usando todo tipo de pancartas obscenas, cánticos y amargura." La legislatura aprobó una propuesta de ley con varias restricciones para el aborto y luego la firmó el Gobernador Rick Perry.

"Después de haber sido un testigo de esto, estoy exponencialmente más deseoso de correr la voz sobre Life Chain por todo Texas y más allá… para proveer esa voz esencial para los nonatos sin voz," dijo Goodson.

Dunn dijo que la alabanza de hoy en día se aleja de los reclamos de Jeremías, Isaías y Jonás. En su lugar, la iglesia estadounidense mayormente es ineficiente en contra de "una calamidad mayor que el holocausto alemán."

Aunque se han reportado 56 millones de abortos quirúrgicos en los EE UU y 3 millones en Canadá, las cantidades reales son mucho mayores, y las muertes encubiertas donde se usaron químicos abortivos en píldoras anticonceptivas pueden ser aún mayores que las muertes quirúrgicas.

Comentando sobre el silencio de muchos pastores en cuanto al tema, Dunn dijo, "Mientras se nieguen a discernir y comunicar lo que están pasando los niños, éstos seguirán muriendo… Lo mismo pasó en Alemania. Lo mismo pasó en los Estados Unidos con la esclavitud institucional antes de la Guerra Civil. Los Estados Unidos ya han sido advertidos de antemano."

Por cada Life Chain que se reúne para orar, se comunica su plegaria para ponerle fin al aborto a través de un paquete de siete pancartas, con una tomando la delantera: "El aborto mata niños," la única que también fue impresa en español.

Otras pancartas incluyen: "Ora para terminar con el aborto"; "La adopción es una buena opción"; "Jesús perdona y sana"; "Señor, perdónanos y perdona a nuestro país"; y "El aborto hiere a las mujeres."

Las pancartas se imprimieron con letras a colores sobre un fondo blanco. El costo ha subido durante los años de 15 centavos a 50 centavos. No se recomienda hacer campañas para colectar fondos. Usualmente, en el evento, un coordinador local pedirá una ofrenda voluntaria para pagar las pancartas.

"El costo es mínimo cuando intentas salvar una vida humana," dijo Dunn.


Allen Palmeri es un escritor residente en Jefferson City, Mo. Para ver un video sobre Life Chain, visite http://www.youtube.com/watch?v=ZvRvr9F_anM.

Download Story