EN PRIMERA PERSONA: La primacía de la oración

Por Roger S. (Sing) Oldham, posted Friday, January 11, 2013 (6 years ago)

NOTA DEL EDITOR: Frank S. Page, presidente del Comité Ejecutivo de la Convención Bautista del Sur, ha hecho un llamado a la oración por el reavivamiento y despertar espiritual de nuestras iglesias, nuestra nación y nuestro mundo durante el 2013. Además, el mes de enero ha sido designado en el calendario de la convención como un mes de la oración. Durante el año, Baptist Press presentará varios artículos en primera persona para animar a los bautistas del sur a orar en áreas específicas y por necesidades específicas, mientras pedimos al Padre un despertar espiritual.

NASHVILLE (BP) -- El apóstol Pablo instó a Timoteo a establecer la oración como una prioridad principal en su vida y ministerio (1 Tim 2:1). Si nuestras iglesias han de experimentar una renovación espiritual y nuestra nación ha de experimentar un despertar espiritual, los bautistas del sur debemos adoptar esa misma prioridad en nuestras iglesias y en nuestras vidas personales.

En la Escritura, el despertar espiritual siempre está enlazado con la obediencia del pueblo de Dios. El presidente de la CBS, Fred Luter, nos recordó recientemente que el reavivamiento no gotea desde la Casa Blanca; ¡si no que fluye desde la Casa de Dios! Sigue siendo verdad la Palabra de Dios para Salomón -- "Si se humillare MI pueblo, sobre el cual MI nombre es invocado…" Si ha de llegar el reavivamiento a los EE UU, debemos suplicar al Padre con gran seriedad, y de maneras específicas. Aquí menciono tres:

Ore por nuestros líderes

En el llamado de Pablo para Timoteo, le mandó que orara por los "reyes y por todos los que están en eminencia." Pocos líderes nacionales e internacionales mencionados en la Biblia fueron fieles a Dios. De hecho, el número de reyes fieles se puede contar con menos que los dedos de ambas manos. Por otro lado, el número de reyes malvados en el Israel unido y en los reinos divididos de Israel y Judá, alcanza unas cuantas docenas. Añada a los reyes extranjeros que dominaron a Israel a través de una buena parte de su historia y podemos ver una triste colección de líderes, de entre los cuales muy pocos quisieron orar por algo positivo. Esta situación sigue igual hoy. Los encabezados noticiosos a diario contienen otro escándalo, otra decisión de póliza, otra crisis por venir. Es muy vital que nosotros oremos por nuestros líderes. ¿Cómo debemos orar por ellos?

-- Ore que el Señor ponga gente fiel en los caminos de nuestros oficiales electos o nombrados quienes darán buenas consejos en los momentos apropiados.

-- Ore que los corazones de nuestros líderes se inclinen a escuchar consejos divinos.

-- Ore que puedan entender por completo la realidad de que un día estarán frente al Juez Justo para rendir cuentas de sus decisiones y acciones.

-- Ore que tengan sueños que los hagan recapacitar.

-- Ore que los principios de la justicia encuentren favor en sus mentes.

-- Ore que tomen decisiones sabias.

-- Ore por su salvación y la subsecuente santificación a través del Espíritu Santo.

Ore por los obreros

Nuestro índice de bautismos revela una historia—hemos perdido la confianza en el Evangelio como un medio para salvar a los perdidos. Como un pueblo, no estamos comprometidos en el evangelismo personal. El ganar almas se volvió un compartir. Compartir se volvió en traerlos a la iglesia. Traerlos a la iglesia con el tiempo se volvió "Ellos ya saben dónde está la iglesia". ¡Y en algún punto del camino se cuadruplicó el número de obreros que se necesita para ganar un nuevo convertido a la fe en Cristo!

¡La gran necesidad es que los creyentes ordinarios se den cuenta que tenemos un Evangelio extraordinario! El Evangelio sigue siendo "el poder de Dios para la salvación de todo el que cree." ¡Si nuestra nación ha de experimentar un despertad espiritual, requerirá un ejército poderoso de testigos dispuestos que le cuenten de Jesús a los perdidos! ¿Cómo debemos orar por estos obreros?

-- Pida al Señor que le use para levantar Su cosecha.

-- Pida al Señor que le dé un "punto de entrada" convincente para compartir el Evangelio con los perdidos, ya sea con El Camino Romano o cualquier otro medio bíblico que encaje con su personalidad.

-- Pida al Señor que le guíe a otros creyentes que pueda invitar para unirse a usted y contarle a otros sobre el Evangelio de Jesucristo.

-- Pida al Señor que provea testigos dispuestos en otros lugares para que su familia y sus amigos y la gente a quien nunca conocerá también puedan escuchar sobre Jesús.

-- Pida al Señor que levante voces persuasivas que encuentren escenarios nacionales para compartir el Evangelio a través de los diversos medios de comunicación masiva—impresos, periodismo, eventos locales, sitios de redes sociales.

-- Regocíjese cuando escuche historias sobre nuevas conversiones.

-- Pida al Señor que remueva cualquier espíritu de celos o cinismo cuando otros ministerios hayan sido usados de maneras únicas para alcanzar a la gente con el Evangelio.

Ore por los perdidos

Las palabras de Pablo en Romanos 9 son profundamente conmovedoras, "El deseo de mi corazón y oración a Dios por Israel es que sean salvos." ¿Hace cuánto tiempo que derramamos nuestros corazones delante del Señor en oración de intercesión por la salvación de individuos específicos? Muchos bautistas claman que no conocen ninguna persona perdida. Las palabras de Jesús son igualmente apropiadas para nosotros—"alza tus ojos." ¿Cómo debemos orar por los perdidos?

-- Pida al Señor que le permita "ver" realmente a la gente con quien se topa diariamente.

-- Preséntese. Pida sus nombres. Cree una lista de oración, escribiendo sus nombres en un diario de oración o un papel que conserve en su Biblia.

-- Repita sus nombres en oración diariamente durante su tiempo devocional con Dios.

-- Diríjase a ellos por su nombre si se los encuentra en el camino, intentando conocerlos mejor cada vez que los vea.

-- Mencióneles que recientemente oró por ellos.

-- Pregúnteles de qué manera puede orar por ellos.

-- Continúe levantándolos en oración.

-- No se desanime si no confiesan fe en Jesucristo rápidamente.

-- Tome nota, cuando el Señor ve su pasión por los perdidos, ¡Él pondrá en su camino a otros que desean ser salvos!


Roger S. Oldham es el vicepresidente para comunicaciones y relaciones de la convención con el Comité Ejecutivo de la CBS.

Download Story