Mohler: la iglesia enfrenta una 'revolución moral'

LOUISVILLE, Ky. (BP)--La iglesia cristiana está viviendo en medio de una "revolución moral" cultural con respecto al tema de la homosexualidad que pondrá a prueba su compromiso con el Evangelio, fue lo que R. Albert Mohler Jr. escribió en una columna para Wall Street Journal.

"La iglesia cristiana ha enfrentado un sin número de retos en sus 2,000 años de historia. Pero ahora está enfrentando un reto que está sacudiendo sus cimientos: la homosexualidad," escribe Mohler, el presidente de Southern Baptist Theological Seminary en Louisville, Ky. "...En menos de una sola generación, la homosexualidad ha pasado de ser algo casi universalmente entendido como pecaminoso, a algo que ahora se declara como el equivalente moral de la heterosexualidad -- y que merece protección legal además de fomento público."

La columna, bajo el encabezado "Los evangélicos y la revolución moral gay," dice que aunque la iglesia no debe cambiar su postura sobre lo pecaminoso de la homosexualidad, sí debe cambiar su acercamiento hacia los homosexuales.

"Ahora es bastante claro que los evangélicos han fracasado en diversas maneras para vencer el reto," escribe Mohler. "A menudo hemos hablado de la homosexualidad en maneras que son crudas y simplistas. Hemos fracasado en tomar en cuenta lo tenazmente que somos definidos por la sexualidad como seres humanos. Hemos fracasado en ver el reto de la homosexualidad como un asunto del Evangelio. Somos quienes, después de todo, se supone que saben que el Evangelio de Jesucristo es el único remedio para el pecado, comenzando con el propio.

"Hemos demostrado nuestra propia versión de la homophobia -- no de la manera en que los activistas utilizan esa palabra, si no en el sentido de que hemos temido enfrentar este asunto donde es más difícil... cara a cara.

Mohler añade, "Mi esperanza es que los evangélicos ya están listos para aceptar el reto de una manera nueva y más fiel. No tenemos escapatoria, porque hablamos de nuestros propios hermanos y hermanas, de nuestros amigos y vecinos, o quizás incluso del joven que se sienta junto a nosotros en la banca de la iglesia."

Las iglesias y denominaciones liberales, dice Mohler, tienen "una salida fácil" del predicamento cultural de la oposición a la homosexualidad: se adaptan y aceptan la nueva realidad moral.

"Esta es la ruta que no pueden tomar los cristianos evangélicos comprometidos con la completa autoridad de la Biblia," dice Mohler. "...En este predicamento cultural tan extraño, los evangélicos deben ser insoportablemente claros de que no hablamos de lo pecaminoso de la homosexualidad como si nosotros estamos libres de pecado. De hecho, es precisamente porque nos hemos dado cuenta que somos pecadores y de nuestra necesidad de un salvador que hemos tenido fe en Jesucristo. Nuestro mayor temor no es que la homosexualidad se normalice y se acepte, si no que los homosexuales no lleguen a darse cuenta de su propia necesidad de Cristo y del perdón de sus pecados.

"Ésta no es una preocupación que se expresa fácilmente en los titulares sensacionalistas. Pero es lo que realmente creemos."

La columna completa está disponible en el internet en http://on.wsj.com/ijgup5.


Compilado por Michael Foust, editor asociado de Baptist Press.

Download Story