Avery Willis: Contar historias ya no es solamente para el campo misionero

Por Gary D. Myers, posted Friday, March 26, 2010 (10 years ago)

NEW ORLEANS (BP)--Avery Willis, vicepresidente retirado de la Junta de Misiones Internacionales y creador de la serie de discipulado MasterLife, está luchando con la leucemia. Después de solamente unas pocas semanas de tratamiento, su cáncer está en remisión.

Willis, de 76 años, fue diagnosticado con una forma agresiva de la enfermedad el 7 de enero. En febrero, él sorprendió a los médicos y a los miembros de su familia con una rápida e inesperada remisión.

Ahora que su salud ha mejorado, Willis de nuevo le ha puesto atención al discipulado. Él ve un paralelo entre la lucha de la iglesia con el discipulado y la enfermedad con la que ha comenzado a batallar.

Normalmente, la médula en el cuerpo humano produce glóbulos blancos y plaquetas, explicó Willis. Los glóbulos rojos llevan oxígeno mientras que los glóbulos blancos luchan contra los virus y las bacterias. Las plaquetas le ayudan a la sangre a coagular.

"Lo que sucede con la leucemia es un desarrollo anormal en el ADN de manera que el cuerpo produce un gran número de células inmaduras que no hacen su función," dijo Willis. "No llevan oxígeno. No luchan contra las enfermedades y no coagulan."

"Nosotros producimos muchos miembros [iglesias]," reflexionó Willis, "pero no están llevando a cabo su función porque tenemos sobreabundancia de células anormales."

Willis, sin embargo, está llamando a un regreso al "ADN" original del discipulado -- el método de enseñanza de Jesús: contar historias de la Biblia.

Contar historias bíblicas ha sido usado como método evangelizador y de discipulado por más de 25 años. Muchos misioneros usan la estrategia para alcanzar culturas analfabetas. Sin embargo, Willis cree que la narración puede ser un método universal para el discipulado no solamente para culturas orales en el extranjero, sino también en EE. UU..

"Jesús relató las parábolas porque sabía que el 90 por ciento o más de la gente de sus días no leía," dijo Willis. "Dios nos diseñó para las historias. Nos gustan las historias. Recordamos las historias. Ellas penetran más allá de nuestra cabeza y descienden al corazón."

Willis y otros proponentes de las narraciones de la Biblia lanzarán: "ADN 21: La Revolución del Discipulado" en el Seminario Teológico Bautista de New Orleans del 22 al 24 de abril. El lanzamiento se transmitirá simultáneamente vía video interactivo en Atlanta; Orlando, Florida; y Little Rock, Arkansas. La conferencia les enseñará a los líderes de la iglesia cómo implementar en sus iglesias el método de discipulado narrando la Biblia.

Otro ex presidente de la JMI: Tom Elliff, será el conferenciante principal en el evento junto con Willis y Jim Putman, pastor de la iglesia Real Life Ministries (Ministerios Vida Real) de Post Falls, Idaho. Personas con experiencia en la narración de la Biblia en el discipulado ayudarán en el programa de la conferencia en New Orleans y en las ciudades donde se presente la transmisión simultánea.

"Nuestro trabajo es discipular la iglesia usando las historias de la Biblia que Dios nos ha dado," dijo Willis. "Las historias son muy ricas. Una persona tiene que experimentarlo [contar historias] para realmente creerlo."

Willis tuvo conciencia de la difícil situación del los aprendices orales durante la conferencia sobre evangelismo "Ámsterdam 2000." Cuando un amigo preguntó cómo discipular a los analfabetos, Willis contestó con un honesto: "No sé."

"Se me ha hecho esa pregunta durante 20 años. No trabajo con analfabetos; si tú sí, resuélvelo," dijo Willis en ese momento.

Su amigo replicó: "Tú sabes algo sobre discipulado; ese es tu trabajo."

"Me di cuenta que el 70 por ciento de los grupos no alcanzados son funcionalmente analfabetos," relató Willis. "Con cada esfuerzo que había hecho para tratar de simplificar el discipulado y hacerlo tan claro como fuera posible, incluyendo MasterLife, todavía me hacía falta totalmente la gente que no podía leer."

Willis comenzó a estudiar la forma en la que Jesús enseñaba -- usando historias, parábolas y proverbios -- y aprendió acerca de la narración de la Biblia. Willis y ocho expertos contadores de historias pasaron tres años desarrollando y grabando recursos de audio de 400 historias bíblicas. Las historias puede n llevar a una persona con cero conocimiento bíblico al nivel de pastor o líder de iglesia sin tener que leer, dijo Willis.

En el 2004, Willis ayudó a organizar la International Orality Network durante el Foro Lausanne de Evangelismo Mundial. El grupo ahora se enfoca en los que Willis llama la "mayoría oral" del mundo -- los 4 billones de personas que no pueden leer o no van a hacerlo.

Hace cerca de cuatro años, Willis comenzó a pensar en las necesidades del discipulado en la iglesia estadounidense. Entonces hizo conexión -- Willis comenzó a ver la narración bíblica como una opción viable en las culturas alfabetizadas. De hecho, Willis cree que la narración puede ser un método universal de discipulado.

Primero, Willis notó el número de lectores no competentes en EE. UU.: Un poco menos del 50 por ciento de la población no puede leer o no pueden leer bien como para sentirse cómodos leyendo en voz alta en el contexto de un grupo pequeño. Willis también se dio cuenta de que muchos estadounidenses menores de 25 años, que crecieron con medios de información electrónica como el internet y las redes sociales, prefieren no leer aunque pueden hacerlo.

Y él vio la narración de la Biblia como algo fácilmente reproducible.

Cerca de ese tiempo, el pastor Jim Putman de Ministerios Real Life, iniciador de iglesia de Idaho, le pidió a Willis que lo ayudara a desarrollar e implementar un programa de discipulado basado en la narración de la Biblia. Willis estuvo de acuerdo con el reto. Real Life serviría como precedente de su teoría.

Los resultados: Real Life, que comenzó en 1998 con solamente cuatro personas, ahora tiene 8.500 miembros, con 7.000 involucrados en grupos pequeños. La iglesia ha iniciado cinco iglesias adicionales en la región y entrena otras iglesias para que implementen los programas de discipulado con base oral en forma mensual.

Willis ha descubierto un número de ventajas de este método. Primero, verdades profundas pueden ser comunicadas claramente en un corto período de tiempo. Las historias solo toman cinco minutos para ser contadas. Luego el líder hace preguntas y les permite a los participantes del grupo extraer las verdades que Dios ha puesto ahí. El desarrollo del liderazgo sucede naturalmente en el contexto del grupo.

Segundo, las historias son memorables. Después de la reunión, los participantes están animados a contarles la historia a otros en su esfera de influencia. Los padres llevan la historia a la casa y la comparten con sus hijos. Iglesias como Ministerios Real Life han encontrado que el discipulado con base oral es una manera efectiva de desarrollar una visión del mundo tanto en niños como en adultos.

Otra ventaja de la narración bíblica es que los grupos de discipulado permanecen "abiertos." Alguien se puede unir al grupo en cualquier momento, lo cual no es siempre el caso con otros métodos de discipulado.

Los asistentes al lanzamiento de ADN 21 en New Orleans o en cualquier lugar con transmisión simultánea pueden esperar aprender las habilidades básicas para implementar en sus iglesias el discipulado con base oral. Además, los participantes recibirán varios recursos que los ayudarán en la implementación del método.

"Nuestra meta para ADN 21 es traer de vuelta el discipulado del primer siglo," dijo Willis. "Creemos que los mismos elementos del discipulado del primer siglo todavía funcionan hoy y pueden reemplazar el ADN del Siglo XXI. Y por eso es que tendremos este lanzamiento del 22 al 24 de abril."


Gary D. Myers es director de relaciones públicas del Seminario Teológico Bautista de New Orleans. Para obtener más información sobre el lanzamiento ADN 21, visite www.dna-21.org.

Download Story