Los bautistas del sur: Protegiendo la vida

Por Roger S. (Sing) Oldham, posted Friday, January 16, 2009 (11 years ago)

NASHVILLE, Tenn. (BP)--Durante los inicios de la llamada "guerra de culturas" entre quienes defienden la vida y los promotores de la muerte, aquellos que argumentan a favor de los abortos optativos acusaron a los que defendían el derecho a la vida de sólo velar por el infante que estaba en el vientre. Por siglos, los bautistas alrededor del mundo se han preocupado por los niños de cualquier edad, y los bautistas del sur forman parte de esta tradición de cuidado. Lo que sigue es una lista de las "Diez Principales Maneras" en que los bautistas del sur se involucran en el cuidado y protección de la vida.

1. Desde 1973, los bautistas del sur han usado el poder de la influencia persistente para animar a los oficiales electos a defender y promover la vida. Richard Land y la Comisión de Libertad Religiosa y Ética, una entidad de la Convención Bautista del Sur, han tomado la iniciativa de mantener este tema como una prioridad delante de nosotros. Aunque algunos se han cansado de defender la vida, la CLRE no se ha desviado en su apoyo a la vida desde la concepción y hasta la muerte natural. Y no está sola. Por toda la nación, millones de individuos bautistas votan de acuerdo con sus convicciones y defienden la vida en los distritos donde radican.

2. La Junta de Misiones Norteamericanas provee apoyo ministerial para iglesias locales que tienen centros de cuidado para mujeres embarazadas como parte de su ministerio. Muchas otras iglesias bautistas del sur no son lo suficientemente fuertes financieramente como para mantener sus propios centros, así que solicitan apoyo de creyentes que concuerdan con la idea, provenientes de muchas denominaciones en miles de ciudades y pueblos para proveer centros de esperanza en sus comunidades locales. Dada la descentralización de la vida bautista, no se pueden cuantificar a los bautistas del sur que sirven como voluntarios en estos centros, pero la evidencia sugiere que son una buena armada de mujeres y hombres que dan de su tiempo, talento y recursos financieros cada semana para promover la vida.

3. Muchas de nuestras convenciones estatales mantienen casas para niños que necesitan un lugar seguro. Mientras que la era del "orfanato" es algo del pasado, muchos niños son "huérfanos" debido a divorcios, disfunción familiar o desesperación. Los bautistas han dado pasos para proveer ministerios para los niños de cualquier edad, desde preescolares hasta adultos jóvenes universitarios. Estos ministerios ofrecen cuidado en el hogar, promueven la adopción y trabajan para colocar a los niños en ambientes cariñosos con padres adoptivos temporales.

4. En el volumen de 1991 de "Acts of Compassion," el sociólogo de Princeton Robert Wuthnow escribió una crónica sobre el fenómeno en que millones de estadounidenses elegían carreras de ayuda a otros como su vocación. Su subtítulo provoca intriga: "Cuidando a otros y ayudándonos a nosotros mismos." Su premisa básica encaja con la declaración que escuchamos frecuentemente—"cuando ayudé a esa familia, recibí más bendición de la que yo dí." Varios miles de bautistas del sur encuentran gran satisfacción a través de su trabajo en programas comunitarios que promueven la salud de los niños tales como WIC, Healthy Start y Head Start. Otros trabajan con el gobierno a través de los servicios para niños o en el sistema judicial juvenil. Incluso otros trabajan en agencias de adopción privadas y religiosas.

5. Otra área donde los bautistas del sur directamente impactan e influencian a los niños es a través de la educación pública y privada en los sistemas escolares nacionales. Nuestros educadores se esfuerzan diariamente por irradiar el gozo del Señor y el fruto del Espíritu en algunos de los ambientes más difíciles que podamos imaginar. A pesar de las estructuras que no permiten testificar activamente acerca de la gracia y bondad del Señor Jesucristo, estos educadores a diario demuestran una compasión que cambia vidas.

6. Cientos de iglesias bautistas del sur proveen servicios educativos para familias en sus mismas iglesias, incluyendo programas de guardería a precios económicos, programas para dar un día libre a las madres (Mother's Day Out) y escuelas cristianas. Muchos de estos empleados laboran con gran sacrificio financiero, desarrollando estos actos de servicio como inversiones de amor y alabanza a la vez que buscan activamente influenciar a la próxima generación para Cristo.

7. Una de las herramientas evangelísticas más grandes promovida por los bautistas del sur es la Escuelita Bíblica de Vacaciones. La EBV no podría existir sino fuera por los dispuestos voluntarios que preparan las lecciones, enseñan manualidades, proveen bocadillos, manejan los autobuses y camionetas, transportan a los niños del vecino, dirigen la alabanza y organizan actividades recreativas. Ver a un voluntario de la EBV es ver a un individuo que valora la vida de cada niño.

8. El cuidado de niños en la iglesia es quizás el ministerio menos reconocido en la iglesia local. La mayoría de las iglesias tendrían que parar del todo si los voluntarios de la guardería dijeran, "Ya no voy a servir aquí." Alguien que ha sido pastor toda la vida observó que muchas madres y padres se aprovechan del servicio de guardería. Lo que no ven es que cuando ellos no se ofrecen como voluntarios, se aprovechan de la buena disposición de los demás que por voluntad propia se dedican a cuidar a los niños que nos son suyos.

9. Se ha dicho que el mayor regalo que un padre puede dar a un hijo es proveer un hogar con un ambiente estable. Nunca me ha dejado de sorprender que algunos hogares son "magnetos para niños." Qué maravillosa bendición es estar en un hogar donde los amigos de tus hijos quieren congregarse. Los padres que intencionalmente crean este tipo de ambiente hogareño demuestra el amor de Cristo y su deseo de proteger a los niños durante su vida.

10. Muy pocas iglesias no tienen un ministerio por edades de algún tipo. En la iglesia pequeña, los ministerios para jóvenes y niños pudieran estar unidos y ser dirigidos por voluntarios. En iglesias más grandes, los ministerios con entrenamiento especializado en preescolar, niñez, secundaria y preparatoria proveen supervisión y guía. Pero, incluso ahí, los ministerio podrían terminar de la noche a la mañana si miles de voluntarios no tuvieran como su prioridad esos ministerios, dando su tiempo y compromiso.

Pudiera continuar dando más ejemplos. En pocas palabras, los bautistas del sur están involucrados en las vidas de los niños durante su niñez, adolescencia y adultez. Las iglesias, los ministros y los miembros, todos por igual, participan en el cuidado de los niños. Se gozan por los que crecen fuertes y exitosos. Reciben a los que caen, para restaurarlos son amabilidad y amor. La convención trabaja con los estados, las asociaciones y las iglesias locales para proveer recursos que protejan al inocente del acoso y abuso sexuales.

En el 36º aniversario de la infame decisión Roe vs Wade, tomada por la Suprema Corte, renovemos nuestra dedicación a la promoción de la vida, la protección del inocente y del que ha de nacer y proveamos ministerios y servicios que den a cada niño la mejor oportunidad posible para ver a Cristo y recibirlo. La ética de la vida va, a final de cuentas, más allá de la mera biología. Jesús lo dijo de esta manera: "Yo he venido para que tengan vida, y que la tengan en abundancia."


Roger S. (Sing) Oldham sirve como el vicepresidente para las relaciones de la convención con el Comité Ejecutivo de la CBS. Este artículo apareció por primera vez en la revista especializada del Comité Ejecutivo, llamada SBC LIFE.

Download Story