Las tormentas no apagan el espíritu de Cruce

Por Mickey Noah y Mike Ebert, posted Friday, June 13, 2008 (10 years ago)

INDIANÁPOLIS, Indiana (BP)--La fuerte lluvia, los peligrosos rayos, las advertencias de tornado y, en algunos lugares las inundaciones golpearon el área metropolitana de Indianápolis durante la mayor parte del Cruce08 (Crossover08), pero en la tarde, el sol salió y los bautistas del sur locales y visitantes salieron a hablarles a otros del Hijo.

Hasta 20 centímetros de lluvia cayeron en partes del área de Indianápolis el 7 de junio, y parecía que meses de preparación de fiestas públicas en las comunidades, el lavado de carros, los espectáculos de carros y los conciertos podían quedar en nada.

Aunque algunos de los eventos de Cruce08 tuvieron que ser cancelados, la lluvia no apagó el espíritu de los bautistas reunidos en Brownsburg, Indiana, y en una iglesia de diversidad étnica en el área central este de Indianápolis.

Ahora en su 20ª celebración, Cruce es un alcance comunitario anual para compartir el evangelio en la ciudad anfitriona el fin de semana anterior a las reuniones de la Convención Bautista del Sur -- el 10 y 11 de junio este año en el Centro de Convenciones de Indiana.

Alrededor de 500 voluntarios -- bautistas locales y de todo el país -- fueron convocados para el Cruce, el cual fue patrocinado por la Junta de Misión de Norte América, la Convención Estatal de los Bautistas de Indiana y la Asociación Bautista de Cruce de Indianápolis.

La Iglesia Hope Community de Brownsburg, que se encuentra a 28 kilómetros al oeste de Indianápolis, fue la anfitriona de una fiesta pública a la que asistieron 250 personas de los alrededores. Cuando el sábado en la mañana las torrenciales lluvias golpearon, los organizadores trasladaron el evento al interior e hicieron lo mejor dentro de la situación.

"Estaba levantado a las 6 en punto de la mañana para orar, en espera de que el Señor cambiara su decisión en cuanto a esto, pero no lo hizo y dijimos llueva o truene estamos comprometidos con este evento," dijo Jim Bohrer, pastor de Hope Community. "Lo anunciamos, le dijimos a la gente que lo haríamos y vamos mantener nuestra palabra sea o no conveniente."

Entre las 50 personas disponibles, 90 no eran asistentes regulares de Hope. Por lo menos cinco indicaron que habían orado para recibir a Cristo. Voluntarios de Michigan ayudaron a capacitar a los miembros de la iglesia para el evento y un equipo de estudiantes universitarios de Tennessee estaba disponible para ayudar. Cuando se cancelaron otros eventos del Cruce, voluntarios de Carolina del Norte fueron asignados a Hope Community para ayudar.

"Tuvimos algunas personas que lo habían hecho por un tiempo y nos enseñaron cómo funcionaba todo, de manera que no nos quedamos atascados o confundidos ni perdimos el ritmo," dijo Bohrer. "Pudimos ver esto transcurrir suavemente, aun con la lluvia, debido a la ayuda que tuvimos de otros hermanos y hermanos en Cristo bautistas del sur."

Frank Page, quien está terminando su segundo término como presidente de la Convención Bautista del Sur, se dejó llegar a la fiesta comunitaria de Hope Community luego de compartir sobre Cristo puerta por puerta bajo la lluvia.

"Los eventos del Cruce son importantes," dijo Page, "porque combinan la energía de la gente local con la de los visitantes como yo en un hermoso compañerismo, y luego el evangelio es compartido mucho más de lo que se compartiría normalmente. Entonces es muy importante y una excelente y práctica manera de llevar a cabo la Gran Comisión."

Comenzar cada año la convención con el Cruce, dijo Page, "muestra cuál es nuestra prioridad. Muestra que lo que realmente nos importa es ganar gente para Cristo."

A Stephen Davis, director ejecutivo de la Convención Estatal de los Bautistas en Indiana, le hizo tomar ánimo que el impacto del Cruce durará mucho más allá del evento de fin de semana.

"Estamos haciendo otras cosas conectadas con estos eventos, por lo tanto no es solamente un evento sino un proceso," dijo Davis. "Es el inicio que nos ayuda a establecer nueve nuevas iglesias en el área de Indianápolis. Y cada evento está conectado a una iglesia local. Entonces vamos a tener un mucho mejor seguimiento y podríamos ver venir un mucho mejor resultado de esto en términos de bautismos y fortalecimiento de la membresía de la iglesia."

El énfasis del fin de semana también es un recordatorio saludable para los bautistas del estado, dijo Davis.

"El 80 por ciento de las personas en Indiana no asisten a ninguna iglesia cristiana," dijo. "Por lo tanto, tenemos un inmenso campo misionero aquí y… una de las cosas que estamos tratando de hacer es recordarles a los cristianos que Indiana es un campo misionero."

En la Iglesia Bautista Eastside Community del área central este de Indianápolis, la peor de las tormentas había pasado al momento en que la fiesta comunitaria comenzó a las 4 p.m.; contaban con voluntarios disponibles de Indiana, Carolina del Norte, Virginia y Kansas. Los cielos azules y los rayos del sol atrajeron a algunos cientos de personas que disfrutaron la música en vivo, las palomitas de maíz, el algodón de azúcar, los conos de helado y una miríada de atracciones y juegos en el exuberante pasto verde del jardín de la iglesia que tiene actualmente cuatro años.

Terry Lewis, pastor de Eastside, dijo que la congregación quiso ser la anfitriona de la fiesta comunitaria debido a que "siempre estamos felices de alcanzar a alguien. El modelo aquí en Eastside es que todo es acerca del ministerio. Si no estuviéramos haciendo el ministerio, ¿cómo sabríamos si tenemos algo?"

Lewis dijo que Eastside está compuesta en un 40 por ciento por afroamericanos, 40 por ciento anglos y el resto son latinos, filipinos y asiáticos. La pequeña iglesia -- asisten alrededor de 50 personas cada domingo-- se reúne en el edificio de lo que fuera una iglesia luterana letona que data desde 1921 y está repleta de vitrales.

"Hemos tenido 130 profesiones en el radio de un kilómetro y medio de la iglesia," dijo Lewis de los varios días de actividades relacionadas con el Cruce, "por lo tanto, ha sido una súper semana para Eastside. Nuestros miembros están emocionados y la gente del vecindario que hemos tratado de alcanzar han estado emocionados."

El predicador vaquero Harvey Gates, el herrero Bobby Truitt y el pastor Marcus Redding de la Iglesia Bautista Hull’s Grove en Vale, Carolina del Norte, martillaron herraduras selladas con versículos bíblicos como Juan 3:16 o personalizadas con los nombres de los visitantes a la fiesta comunal de Eastside.

"¿Conoces a Jesús?" le preguntó Gates a un jovencito pelirrojo de cara pecosa cuando terminó la herradura para el joven. "Trato de obtener la condición espiritual de la persona antes de darle la herradura," dijo Gates, quien además es pastor de la Iglesia Vaquera Cross Creek cerca de Vale.

Truitt, quien fundó el ministerio herradura hace algunos años, dijo que el trío había hecho 160 herraduras en una fiesta comunitaria en la que habían estado más temprano y en la que habían trasladado la fiesta al interior debido a la lluvia. Desde que comenzó su ministerio, dijo Truitt ha entregado 12.000 herraduras en los últimos dos años y medio.

Hull’s Grove también llevó los ministerios de balones, patinetas y motocicletas a la fiesta que duró tres horas. Eastside, mientras tanto, llevó a un evangelista-artista de tiempo completo, Ray Jenkins de Fayetteville, Georgia, para que ministrara a los adultos y a los niños a través de su trabajo de arte.

A principios de semana, 105 estudiantes voluntarios del programa World Changers de la Junta de Misión de Norte América se dividieron en equipos para trabajar en un vecindario del noroeste de Indianápolis en la renovación de ocho casas, incluyendo techos, pintura y limpieza de canoas.

El grupo de voluntarios estaba compuesto por seis grupos de iglesias de cuatro diferentes estados, dijo Brittany Smith, especialista en comunicaciones de misión. "A pesar de la fuerte lluvia, lograron hacer mucho trabajo," dijo ella.

Lewis y la Iglesia Bautista Eastside Community fueron los anfitriones de los equipos de Evangelismo Comunitario Intencionado (ICE por sus siglas en inglés) quienes cubrieron las calles y los centros comerciales de Indianápolis durante siete días en los que compartieron el evangelio. A pesar de la lluvia, cada día los equipos de ICE trataron de impactar las calles después del desayuno, el almuerzo y la cena.

Víctor Benavides, coordinador de ICE para NAMB en Alpharetta, Georgia, dijo que más de 600 residentes de la ciudad hicieron una decisión por Cristo. "Esperábamos alcanzar a 1.000 pero todavía no tenemos todos los números. Debido a las advertencias de tornado tuvimos que sacar de las calles a nuestra gente de ICE durante dos días."

¿Cómo reaccionaron los residentes de los vecindarios de Indianápolis ante las docenas de bautistas del sur que desafiaban las torrenciales lluvias y se aparecían en los pórticos de sus casas?

"Al principio algunos estaban recelosos, porque en algunas comunidades hay mucha actividad de drogas y prostitución. Durante la semana, en algunas áreas vimos cuando algunos eran arrestados," dijo Benavides.

Voluntarios de ICE como Rick Mull de Morgantown, Carolina del Norte, y Wally Babb de Fayetteville, Georgia, estuvieron de acuerdo que esa evangelización en las calles de Indianápolis había sido un gozo.

"Fue la primera vez que participé en ICE, pero Dios abrió puertas y compartimos a Cristo," dijo Mull.

"Aunque tuvimos un mal clima, oramos por eso," dijo Babb. "Si llovía en un vecindario, íbamos a un centro comercial y testificábamos o hacíamos caminatas de oración en el vecindario en el que estábamos. Encontrábamos a alguien a quien compartirle."

También como parte de ICE, Benavides dijo que 36 escuelas secundarias de la Iglesia Bautista White Oak de Houston, Texas, recabaron $9.000 para cubrir el traslado en autobús a Indianápolis, y guiaron por lo menos a 50 personas a Cristo. También usaron la Iglesia Eastside Community como base de operaciones y durmieron en el autobús estacionado muy cerca de la avenida Michigan.

"En la Junta de Misión de Norte América creemos en ICE," dijo el presidente de NAMB, Geoff Hammond, quien el sábado se unió a los voluntarios de ICE para tocar a las puertas. "Estoy muy agradecido de que Dios permitiera que las tormentas cesaran. El evangelismo relacional es importante. Usted sale y comparte y si la persona no está interesada, busca a otra persona. No lo puede tomar como algo personal."


Mickey Noah es escritor para la Junta de Misión de Norte América y Mike Ebert es coordinador de publicaciones de NAMB.

Download Story