EDITORIAL: Corriendo donde Jesús caminó

Por Kelly Boggs, posted Friday, May 16, 2008 (6 years ago)

ALEXANDRIA, Louisiana. (BP)--"¿Quién ha oído cosa semejante? ¿Quién ha visto tales cosas? ¿Es dado a luz un país en un solo día? ¿Nace una nación toda de una vez? Pues Sion apenas estuvo de parto, dio a luz a sus hijos." Escribió Isaías. Hay muchos ?judíos y no judíos por igual? que creen que las palabras del profeta se cumplieron el 14 de mayo de 1948, cuando Israel se volvió un estado independiente.

Han pasado 60 años desde que Israel fue establecido como un estado independiente. En las seis décadas desde el histórico pronunciamiento, Israel ha experimentado constante tensión y conflictos periódicos con sus vecinos -- algunos de los cuales han expresado el deseo de ver Israel aniquilado.

A pesar de la hostilidad y la guerra, Israel no solamente ha sobrevivido como nación por seis décadas, sino que ha conseguido prosperar. La población de Israel en 1948 se estimaba en alrededor de 800.000. Hoy en día es de más de 7 millones y continúa creciendo.

Como cristiana, siempre he estado interesada en la tierra de Israel. Es el lugar donde ocurrieron los más importantes eventos de mi fe. Como resultado, he estudiado la historia y la geografía de Israel por años.

Nunca tuve un ardiente deseo de visitar Israel. He conocido personas que han hecho viajes a la Tierra Santa y que han declarado que es una experiencia que cambia la vida. Tales declaraciones nunca resonaron en mí. Mi fe, después de todo, está puesta en la persona de Jesucristo y no en el lugar donde caminó. Así dicho, cuando recientemente se me dio la oportunidad de visitar Israel, acepté. Tuve el privilegio de ser parte de los nueve editores de periódicos bautistas del sur que fuimos invitados por el ministro de turismo a recorrer Israel. Y recorrido fue el que dimos. Nuestro guía bromeaba diciendo que íbamos a correr donde Jesús caminó. Y "correr" fue lo que hicimos.

Nuestro viaje relámpago incluyó visitas a Jope, donde Jonás huyó con la esperanza de escapar del llamado de Dios de ir a Nínive; el monte Carmelo, donde Elías desafió a los profetas de Baal; Nazaret, donde creció Jesús; la región del mar de Galilea, donde sucedió la mayor parte del ministerio de Jesús; el área del mar Muerto; Jerusalén, sitio del monte del Templo y de los últimos episodios de la vida de Jesús en la tierra.

Aunque mi tiempo en Israel fue breve, algunas cosas realmente me impresionaron -- una de ellas fue el ingenio de los israelíes. La tierra de Israel una vez fue mayormente árida. Ahora es exuberante con productos de toda clase. El famoso autor Mark Twain visitó la Tierra Santa en 1867. Él publicó su experiencia en un trabajo titulado "Inocentes en el Extranjero." En él hizo la siguiente observación de Israel:

"Un desolado país cuyo suelo es suficientemente rico, pero es dado completamente a la mala hierba… una silenciosa extensión afligida… desolación… Nunca vimos a un ser humano en toda la ruta, difícilmente un árbol o arbusto en algún lugar; aun el olivo y el cactus, esos rápidos amigos de un suelo inútil, casi habían abandonado el país."

Si el señor Twain pudiera recorrer el país hoy día, encontraría huertas y campos que estallan con productos que se exportan alrededor del mundo. "en los días venideros Jacob echará raíz," escribió Isaías. "Israel florecerá y brotará y llenará el mundo entero de fruto." A través de esfuerzo e ingenio, el moderno Israel parece cumplir las profecías de Isaías.

También me impresionó el sentido de destino que muchos, quizá la mayoría, de los israelíes poseen. A pesar de la tensión con los países vecinos, varias personas con las que interactué hablaron con confianza acerca de su decisión de emigrar a Israel.

Le pregunté a un hombre, que había sacado a su familia de una vida cómoda en Nueva York, por qué hizo el cambio. Le manifesté que él podía ser un judío practicante en los Estados Unidos de América. Respondió: "Porque Dios nos dio a nosotros esta tierra."

Este sentido de destino causa que Israel tome los asuntos de seguridad con mucha seriedad. La ubicua presencia del ejército israelí y de la policía me hicieron sentir más segura rondando Israel de lo que me siento en muchos lugares de los Estados Unidos.

En mí, viajar a Israel produjo un sentido de claridad. Antes del viaje, tenía que imaginarme el mar de Galilea, o el monte Carmelo. Ahora cuando leo los textos bíblicos, puedo ver los contornos y los colores. Creo que tengo una mejor concepción de la vida como está descrita en la Biblia.

Aunque no guardo tierra de Israel como cosa sagrada, tengo que admitir haber experimentado cierta reverencia en un sentido histórico. Aunque usted no sepa si está parado sobre el punto exacto donde un evento bíblico tuvo lugar, usted sabe que está muy cerca.

Una parada que me hizo reflexionar fue el Jardín del Getsemaní. Aunque ahora es más pequeño que en el tiempo de Jesús, es donde él agonizó pensando en su cita con la cruz. Fue ahí que aceptó la voluntad de su Padre para hacerse sacrificio por mi pecado. No podría considerarlo un lugar sagrado, pero sí mantengo que es un lugar especial.

El 14 de mayo, Israel celebra los 60 años como estado independiente ? una fecha significativa en los anales de la historia?. La historia de Israel, sin embargo, se extiende miles de años atrás. Luego de haber experimentado esa historia en forma cercana y personal, fuertemente recomiendo caminar ?o aun correr? donde Jesús caminó.


Kelly Boggs, cuya columna aparece cada semana en Baptist Press, es editor del Mensaje Bautista (Baptist Message), el periódico de la Convención Bautista de Louisiana, el cual se encuentra en baptistmessage.com.